español   français   english   português

dph is part of the Coredem
en.coredem.info

search
...
dialogues, proposals, stories for global citizenship

La amenaza de expulsión de los habitantes Isla Gazirat al-Dhahab, El Cairo, Egipto

Maria Cristina HARRIS

2010

Introducción

Desde el año 2001, los habitantes de la Isla Gazirat al-Dhahab en El Cairo, Egipto, han sido presionados por el gobierno para dejar sus hogares de modo de dar paso a proyectos de urbanización. Según las autoridades éstos servirán al “bien público”. Sin embargo, los habitantes de la isla desean permanecer en la tierra donde sus familias han vivido durante más de cien años.

Ubicada junto al río Nilo, la Isla Gazirat al-Dhahab, o Isla de Oro en español, tiene una población de más de 20 mil personas y es un territorio muy fértil que se emplea para la agricultura. A pesar de la numerosa población, el único medio que existe para viajar desde y hacia la isla es por faluca, velero pequeño comúnmente usado en el Nilo y en el mar Mediterráneo. No cuenta con suministro adecuado de agua, servicios sanitarios, ni tampoco escuelas o centros de salud.

rsc.d-p-h.info/rsc/photos/Defeats.jpg

Planes de urbanización para la isla

Según el plan maestro urbano del Cairo proyectado para 2050, el gobierno intenta embellecer la ciudad, crear nuevos espacios verdes en todas las áreas y lograr que sea más atractiva en el escenario mundial. La Isla Gazirat al-Dhahab es un espacio urbano al que el gobierno desea dar un “mejor uso”. Aunque este “mejor uso” aún deba ser claramente definido por el Ministerio de Vivienda y Servicios Públicos. Una de las opciones fue vender las tierras a un inversionista árabe extranjero que usaría el espacio para construir instalaciones turísticas.

El gobierno justifica el desalojo afirmando que la isla es de su propiedad y que no se usa para el “beneficio público”. También promete dar a los residentes paquetes de compensación suficientes. No obstante, para los residentes es difícil confiar en tales promesas, ya que muchas familias que entregaron sus terrenos en negociaciones previas nunca recibieron una compensación completa.

La falta de claridad del Ministerio de Vivienda y Servicios Públicos en relación con sus planes de urbanización en la isla ha generado diversas declaraciones sobre lo que se debe hacer. La construcción de instalaciones turísticas, la creación de un parque público e incluso un parque con un centro turístico son todas ideas que han surgido para el desarrollo de la isla. Se podría considerar que construir un parque público correspondería a fomentar un uso positivo de la tierra de la isla. La Isla Gazirat al-Dhahab es un territorio muy extenso y su densidad de población no es muy alta. Si se toma en cuenta la creciente población y la expansión de la ciudad, un plan como éste que permitiera que los actuales habitantes de la isla permanezcan en ella y continuaran cultivando la tierra podría ser una solución para satisfacerlos tanto a ellos como al gobierno. Sin embargo, éste ya lleva mucho tiempo proponiendo la expansión de los espacios verdes en todo El Cairo, pero aparentemente todos los proyectos planificados para crear parques públicos han fracasado, porque en lugar de ellos se favorecen las inversiones privadas y extranjeras en urbanizaciones a gran escala. Los residentes de Gazirat al-Dhahab no han accedido a la exigencia de desalojar del mencionado ministerio por falta de confianza en las promesas de las autoridades.

Apertura del debate sobre el derecho a la ciudad

La situación que enfrentan en la actualidad los habitantes de Gazirat al-Dhahab los deja en una situación de vulnerabilidad, por la inseguridad de tenencia y el temor constante a ser desplazados. Que el gobierno declare la isla área protegida, y se niegue a proporcionar servicios públicos a sus habitantes ha sido una manera de reafirmar su control sobre Gazirat al-Dhahab y de presionar a las familias para que desalojen. Oficialmente, al ser declarada “área protegida”, no deberían vivir personas en el lugar, no se pueden construir ni reparar edificios ni casas y el gobierno no tiene la obligación de suministrar agua ni servicios sanitarios.

Las familias han crecido y la expansión de los hogares se ha convertido en una necesidad. Desde que el gobierno declaró ilegal el transporte de materiales de construcción al territorio, las familias han experimentado hacinamiento dentro de sus hogares o han intentado pasar materiales clandestinamente. Esto tiene por consecuencias el aumento de los costos por poder llevar aunque sea pequeñas cantidades de materiales o su confiscación por parte de funcionarios de la ciudad y las acciones legales del gobierno contra los ciudadanos que construyen o reparan.

Además, los niños reciben una educación inadecuada, ya que no existe un sistema de educación formal en la isla. El tiempo que los padres demoran en ir a buscar y dejar a sus hijos a las escuelas fuera de la isla todos los días ha dado como resultado la deserción escolar de muchos y su permanencia en casa. La falta de acceso al agua potable y a servicios sanitarios adecuados, además de la inexis tencia de atención médica inmediata, han provocado muchas muertes evitables, en particular de niños, quienes son los más vulnerables.

Las familias que viven en la isla llevan más de cien años ahí en su mayoría, y sin embargo las autoridades aún les niegan el derecho a permanecer en la tierra que han habitado por tanto tiempo. ¿Dónde irán esas 20 mil personas luego de ser desplazadas si no se les proporciona condiciones adecuadas de reubicación y compensación? Este caso ofrece una oportunidad para reflexionar sobre el concepto del derecho a la ciudad. El derecho a la ciudad constituye un proceso que implica el diálogo y el debate entre gobiernos locales y ciudadanos. Los gobiernos locales deben considerar las necesidades y los deseos de sus ciudadanos en lugar de aplicar diferentes tácticas para desplazar a las personas de su tierra. Por su calidad de ciudadanos del Cairo, no se les debe negar el acceso al agua potable, servicios sanitarios, una educación apropiada para los niños, servicios de salud de calidad y una vivienda adecuada a los habitantes de la Isla Gazirat al-Dhahab. El gobierno del Cairo debe escuchar las demandas de sus ciudadanos y darles la oportunidad de participar en la planificación de su ciudad, en especial si la tierra donde han vivido durante más de cien años, como su propio futuro, están en juego.

Ocho años después de su declaración inicial (1), el Ministerio de Vivienda y Servicios Públicos aún no ha tomado posesión de las tierras de la isla. Por lo tanto, todavía tiene la posibilidad de crear un plan urbano que tome en consideración los derechos de todos los ciudadanos, entre ellos los pobres, a permanecer en la ciudad y participar en los procesos que afectan su subsistencia.

Comentarios

Si el gobierno tiene tanta voluntad para aumentar los espacios verdes, ¿por qué no permitir que la gente de la isla siga viviendo ahí? Ellos actualmente practican la agricultura urbana y producen vegetales de alta calidad, además de otros productos agrícolas, para sustentarse. El cultivo de las tierras de la isla forma parte de su identidad y subsistencia. El gobierno de El Cairo está poniendo su esquema de embellecimiento orientado al turismo, y por lo tanto intereses privados, por encima del beneficio de sus ciudadanos más pobres.

Como miembro de la Coalición Internacional para el Hábitat (HIC), el Centro Egipcio para el Derecho a la Vivienda (Egyptian Centre for Housing Rights – ECHR), con sede en El Cairo, se ha reunido con funcionarios del gobierno para discutir acerca del plan maestro de la ciudad y poner énfasis en la importancia de la participación de los ciudadanos y de la sociedad civil en los procesos de planificación urbana. Luego de asistir a una conferencia realizada por el Ministerio de Vivienda y de Servicios Públicos, los integrantes de ECHR consideraron que fueron tratados con hostilidad por su obstrucción al plan y piensan que han sido puestos en una lista negra del gobierno al ser la única ONG que llama la atención sobre este tema.

ECHR también se ha contactado con el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) y el Banco Mundial (BM), ya que ambas instituciones están involucradas en el diseño y la ejecución del plan maestro para El Cairo. Durante un taller organizado entre ECHR y el gobierno, el PNUD se negó a entregar cualquier información sobre su implicación. Sin embargo, el BM se ha mostrado más abierto al debate. Es de esperar que un taller sobre la responsabilidad y rendición de cuenta gubernamental en los proyectos de planificación urbana realizado en Marrakech, Marruecos en julio de 2009 haya representado una oportunidad para que los representantes del BM y ECHR puedan debatir los planes de desarrollo urbano de la ciudad.

Las actitudes y la mala disposición para colaborar que han expresado algunos de los principales actores involucrados en el plan maestro, demuestran que el trabajo de ECHR debe ser apoyado por ONG locales e internacionales, además del Relator Especial de la ONU sobre la Vivienda Adecuada. De este modo se podrán crear estrategias efectivas para tratar de mejor manera los proyectos de urbanización planificados para la Isla Gazirat al-Dhahab. Por esta razón, en mayo de 2009, miembros de HIC y representantes de ECHR visitaron la comunidad de la isla para presenciar las condiciones que enfrentan sus habitantes y escuchar testimonios de sus luchas. Los 50 defensores de los derechos a la vivienda, líderes comunitarios y representantes de los movimientos sociales de 23 países diferentes quedaron preocupados por las condiciones de pobreza en las que viven los residentes e impresionados al oír lo que han venido enfrentando como resultado de los planes del gobierno para tomar posesión de la isla. HIC redactó una Carta Abierta (2) al Presidente Mubarak para expresar la preocupación sobre los proyectos urbanos en ciernes para El Cairo y para instar al gobierno a cambiar las políticas destructivas que han violado –y seguirán violando– los derechos a la vivienda y a la tierra y niegan a los ciudadanos su derecho a la ciudad.

1 Ver The Egyptian Centre for Housing Rights.
2 Ver Coalición Internacional para el Hábitat. www.hic-net.org/articles.php?pid=3214

rsc.d-p-h.info/photos/Defeats2.jpg

Key words

urban policy, right to housing, urban management, public service, spontaneous housing


, Egypt

file

The Right to the City

Notes

Este articulo se puede leer en inglés y en portugués

Source

Original text

Referencias:

Habitat International Coalition, Housing and Land Rights Network. 2009. Open Letter, RE: Egypt’s intended 2050 master plan for Cairo threatens habitat of millions of poor.Sitio web: www.hic-net.org/content/EGY-FE-020709-gezirat%20al%20dahab.pdf

The Egyptian Centre for Housing Rights. 2001. Egypt’s Cabinet to Dispossess 155 Thousand People State Property & Public Benefit: State’s Pretexts to Displace Citizens. Website: www.echr.org/en/hc/02/010620.htm

HIC (Habitat International Coalition) - General Secretariat / Ana Sugranyes Santiago Bueras 142, Of.22, Santiago, CHILI - Tel/fax: + 56-2-664 1393, + 56-2-664 9390 - Chile - www.hic-net.org/ - gs (@) hic-net.org

contact site map legal mentions