Llamamiento

para contribuciones

Dosiers en curso

2008 / 2009

- Hacia unos eslabones sostenibles: de la producción al consumo

español   français   english   português

dph participa en la coredem
es.coredem.info

buscar
...
diálogos, propuestas, historias para una Ciudadanía Mundial

La Promotora Cultural del Barrio San Vicente, en Bogotá, crea una biblioteca comunitaria

Los caminos de la solidaridad y de los sueños colectivos

Felipe MONTEJO

10 / 2003

Festivales de cometas en agosto, fiesta de disfraces en octubre, novenas de aguinaldos en diciembre. Son unas de las muchas fiestas que realiza la Promotora Cultural del Barrio San Vicente de Bogotá, desde hace 15 años. Sus habitantes trabajan incansablemente por la diversidad cultural y el esparcimiento recreativo.

En 1999, los hijos, sobrinos y nietos de los integrantes de la Promotora reflexionan sobre la necesidad de tener una biblioteca en el barrio para atender los requerimientos educativos diarios de muchos estudiantes a quienes les queda difícil ir a las bibliotecas públicas de la ciudad. Una vez se tomó la decisión de abrir la biblioteca se encontraron con que no se tenía el espacio para armarla. Fue entonces que se dirigieron a la Junta de Acción Comunal, cuyos directivos eran parte también de la Defensa Civil.

La comunidad dijo que se les entregara una casa y un carro para que cumplieran con las obligaciones que tenían, pero esa casa se estaba utilizando hasta el momento con fines personales. Cuando se habló de que se cediera un espacio de la casa para la biblioteca, hubo reticencia y se dijo que no porque esa casa era de la Defensa Civil y que no se podía usar para tales fines.

Se empieza entonces a recoger firmas de todos los habitantes del barrio para que los señores de la junta de acción comunal cedieran un espacio para la biblioteca. Con esa actividad se consiguió que cedieran un cuarto de la casa, donde empezó la conformación estructural de la biblioteca:

"Hicimos los estantes para colocar los libros, los pintamos, los libros los dimos nosotros pues estaban en nuestras casas y ya no los utilizábamos, los clasificamos y ordenamos"; se gestiona la consecución de libros ante editoriales, que envían enciclopedias. También ante la Alcaldía, de la que llegan unos cuentos infantiles que estaba promocionando, "Así fue como comenzamos la biblioteca del barrio".

La biblioteca se creó con el fin de que fuera un lugar de consulta y encuentro de los jóvenes y niños de la comunidad. Además, se quería reducir el riesgo de que alguno de estos niños ingresara en una pandilla, pues en los colegios se estudia solo medio día y el resto del tiempo estaba sin ninguna actividad para ellos.

Las personas de la tercera edad también asisten a la biblioteca pues para ellos es un espacio de distracción y de aprendizaje; "en vacaciones se organizan talleres de lectura, escritura, pintura, música, etcétera, pues el entorno ya lo exige. Pero también seguimos con los objetivos que se tienen desde hace 15 años por parte de la Promotora Cultural". Sin embargo, desde un comienzo se sintió lo reducido del espacio el espacio y que incluso se tenían que empacar los libros porque no se podían ubicar dentro de la biblioteca.

En 2002 vuelve la disputa con los señores de la junta:"nos piden el espacio en donde esta la biblioteca, pues deciden ampliar la casa". Entonces, se solicita un lugar en el salón comunal, pero también se niega. Se hace una propuesta para hacerlo posible y a raíz de esto un integrante del grupo se lanza para hacer parte de la acción comunal, escaño que gana. Inmediatamente se ubica la biblioteca en un espacio del salón comunal y se empiezan a gestionar proyectos con la alcaldía:

"Se promueve a los ancianos para que se organicen, se crea el Club del Abuelo, un espacio de distracción para ellos, también hacemos talleres a madres comunitarias; se mandan unos proyectos a una fundación para recoger algunos recursos. De los proyectos que enviamos, esa fundación seleccionó 20. Va a aportar aproximadamente 20 millones de pesos, los cuales se van a destinar para la ampliación de la biblioteca. Los señores de la comunidad van a aportar la mano de obra, en las cercanías del barrio quedan algunas ladrilleras, nos dijeron que ellos nos aportaban los ladrillos para la construcción. Como quien dice, la ampliación de la biblioteca va a salir gratis y el dinero se va a poder invertir en otras cosas."

Se está pensando en consolidar los espacios de encuentro para la comunidad, pues se demuestra que al transcurrir de los años se van uniendo más los lazos entre la gente. "Esta es una experiencia que se puede difundir a otros barrios, pero se debe tener en cuenta que es un proceso largo y que tiene muchos altibajos. En todo esto es determinante el compromiso para llegar a un estado como el de nuestro trabajo".

Palabras claves

biblioteca


, Colombia, Bogotá

Comentarios

La biblioteca como espacio de encuentro para formarse e informarse, socializar y construir es en el caso del Barrio San Vicente una motivación para generar comunidad y ofrecer oportunidades a sus habitantes. Esta experiencia ilustra también que el interés colectivo debe primar sobre el interés individual, cuando se trata de pensar en plural y se reconoce que la educación es imprescindible para que los jóvenes tengan un mejor futuro. Finalmente, nos permite reconocer l fuerza que tiene la organización comunitaria para imaginar y crear mejores condiciones de vida.

Notas

Ficha realizada en el marco del Primer Congreso Latinoamericano Justicia y Sociedad, Bogotá 20 al 24 de octubre de 2003, para mayor información comunicarse con Karina Ríos al mail delosrios@presidency.com

Entrevista con RIOS, Karina

Fuente

Entrevista

ILSA (Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos) - Calle 38 No. 16 - 45, Bogotá, COLOMBIA - Tels: 57 1 288 0416 - 57 1 288 4772 - Fax: 57 1 288 4854 - Colombia - www.ilsa.org.co - ilsa (@) ilsa.org.co

contacto mapa del sitio menciones legales