español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

La internet y su efecto democratizador en el mundo de los negocios

Las nuevas tecnologías de la información abren las posibilidades de emprendimiento a las micro y pequeñas empresas

Carla ESTRADA JOPIA

09 / 2005

¿Cómo ha sido posible que un joven, hijo de un modesto operario y de una dueña de casa, con breves estudios de especialización, pero con una enorme inquietud y deseos de superación, haya logrado formar una familia, insertarse a través de una pequeña empresa en el competitivo mundo de los negocios en línea y tener aún insospechadas proyecciones?

Este es el caso de una MYPE (micro y pequeña empresa). Las Microempresas se definen como las que tienen ventas anuales de hasta UF 2.400, y representan al 80% del total de las empresas nacionales, con 627 mil unidades productivas.

PYMES (pequeña y mediana) son las que venden entre UF 2.400 y UF 100.000; empresas grandes son las que venden más de UF 100.000 por año. De acuerdo a esta definición, hay cerca de 107 mil PYMES en Chile (17% del total de empresas), de las cuales la mayoría son empresas pequeñas (más de 90 mil) y cuyas ventas representan el 20% del total nacional.

En América Latina existen 60 millones de PYMES, lo que representa cerca del 97% del total en la región. Éstas generan aproximadamente 150 millones de empleos y su participación ha aumentado del 68% a 70% en estos últimos años según la organización Internacional del Trabajo (OIT). Colombia, Perú, Chile, Brasil y Bolivia están por encima del promedio.

En Chile, las PYMES y MYPES generan aproximadamente el 80% de los puestos de trabajo existentes, es por ello que como nunca se ha generado un consenso sobre la necesidad de fortalecer a estas empresas a fin de mejorar los índices de desempleo. Si bien la economía va a crecer en los próximos años, según todas las estimaciones de gobierno, la capacidad de generación de empleos por cada aumento porcentual del PIB será menor que la registrada a comienzos de la década de los noventa. A fines de la década del 80 se creaban en promedio 45.000 empleos por punto de aumento del PIB, y entre el 1995 y 1998 solo fueron 13.000.

Pero a pesar de este discurso voluntarioso del gobierno las micro y pequeñas empresas deben enfrentarse cada día a una realidad de precariedad, en donde la competencia con las grandes empresas es totalmente desigual.

Una de las armas más poderosas que parecen estar a la mano de las MYPES es la Internet, sin embargo, un estudio realizado por la Alianza Chilena por un Comercio Justo y Responsable indica que un 60 por ciento de estas empresas cuenta con uno o más PCs, lo que reduce el número de MYPES con acceso a las Tecnologías de la Información a sólo 376 mil.

Existe, entonces, un desafío importante para estas empresas en cuanto a la utilización de Internet en sus procesos de gestión, el ejemplo de este joven empresario puede dar ciertas luces en este tema.

Pablo es un joven de 28 años que se ha desempeñado en variadas actividades de servicios como júnior, bodeguero y ayudante, pero que siempre ha llevado la inquietud por hacer emprendimientos en forma individual, es decir, tiene efectivamente una potencialidad interior que le permite proyectarse a pesar de la precariedad material de su entorno familiar.

La infraestructura física de su microempresa, Bloomedia, está constituida por un escritorio artesanal, ubicado bajo la escalera de su pequeña casa en la ciudad de Chiguayante, 500 kilómetros al sur de Santiago, la capital de Chile; un computador armado por un amigo; conexión a Internet en banda ancha; una conexión telefónica; un fax y una cámara digital. Tiene además capacidad creadora y facilidad para captar la esencia de los proyectos que aborda, una característica que es crucial para desenvolverse en su negocio, la creación, mantención y promoción de páginas Web.

Toda la gestión de esta MYPE se realiza a través de Internet, el contacto técnico con el cliente, la suscripción de los términos del contrato, las pruebas del trabajo, las correcciones del cliente, el levantamiento de la página y su mantención. Es decir, todo el desarrollo “duro” es posible y quizás hasta conveniente realizarlo sólo a través de Internet.

El desarrollo “blando”, esto es la relación personal, la posibilidad de contacto con otros clientes, la proyección a otros negocios, requieren de un contacto personal, que en el caso de Bloomedia ha demostrado ser necesario para permitir la expansión del emprendimiento a otros compradores.

Actualmente Bloomedia ha logrado una cartera de 75 clientes, los cuales requirieron en alguna oportunidad el desarrollo de sus respectivas páginas Web y actualmente son sujetos de labores de mantención, actualización y asistencia técnica. Es decir, existe con ellos un permanente flujo de comunicación vía Internet, han logrado integrarse sin estar físicamente presentes, pero más importante aún se ha logrado una interdependencia sinérgica de mutua conveniencia que ha sido posible transparentar a través de la red.

Esta cartera esta geográficamente dispersa a lo largo de todo Chile y para Bloomedia, cuyo capital de trabajo es cercano a cero, habría sido imposible formar y atender sin la presencia virtual que sustituyó, en gran medida, la presencia personal. La “desterritorialización” de las relaciones mediadas por Internet, anula las limitaciones geográficas, con lo que somos cada vez más independientes de estar físicamente en un lugar, para “estar presentes”.

Un factor que ha favorecido al posicionamiento de las MYPES y PYMES en el negocio de Internet ha sido la posibilidad de la asincronicidad en las comunicaciones. Esto es, que las comunicaciones no requieran, necesariamente, la coincidencia temporal de los interlocutores, lo cual es una barrera a veces infranqueable para la comunicación. La asincronicidad permite, en definitiva, hacer un uso más racional del tiempo, toda vez que permite acomodar las comunicaciones a nuestros espacios disponibles. Bloomedia pudo establecer contacto con 75 emprendedores, entre otros aspectos porque Internet permite que esas 75 personas leyeran el mensaje en sus espacios de tiempo disponibles, mensajes que Bloomedia envió por Internet y que el interlocutor leyó, procesó, internalizó y respondió porque satisfizo, seguramente, su interés.

Las MYPES son emprendimientos que se caracterizan por su escasez financiera, bajos niveles de capital de trabajo, ausencia de estructuras de comercialización y bajo nivel tecnológico, por lo tanto son muy propensas a ser desplazadas de la competencia cuando actúan en forma individual. La Internet permite lograr una integración de MYPES que en conjunto puedan establecer una presencia significativa en el mercado, es decir, permite, hacer menos imperfecto el mercado en lo relativo a la información, aumentando la transparencia en la relación proveedor-cliente.

En este caso, la Internet funciona como niveladora, porque permite a la empresa pequeña poder acceder al mercado de una manera más económica. Las MYPES están muy limitadas en su presupuesto, por lo tanto la inversión en marketing (que en una empresa importante es del orden del 5% al 10% del presupuesto total) no es compatible con la supervivencia de la empresa, lo que le impide llegar al público en general. En este sentido, con muy pocos recursos las MYPES logran una vitrina inmensamente amplia para sus productos.

La punta de lanza de Bloomedia ha sido, como se dijo, la confección de páginas Web para pequeñas y medianas empresas, las que en un comienzo fueron meras cartas de presentación relativamente estáticas. Posteriormente se fueron desarrollando haciéndose más dinámicas, interactivas, “conversadoras” con el cliente e integradas al ciclo del negocio, formando parte del proceso de pre venta, venta y post venta. Llama la atención que Bloomedia haya constatado que el encargo de páginas Web se gatilla por el efecto demostración de la competencia más que por el convencimiento de su utilidad. A fines de 1999, la Universidad de Chile realizó un estudio para caracterizar a las empresas usuarias de Internet. Las empresas que no estaban utilizando Internet fueron interrogadas sobre las razones por las cuales no lo habían hecho. Un tercio (32,8%) de las empresas respondió que no lo habían hecho por razones de costos. Un cuarto (23,3%) de las empresas no percibían la utilidad de Internet.

Es aquí donde nace el gran desafío para la micro y pequeña empresa, en una encuesta realizada a 1.000 microempresarios del país, sólo el 9,1% considera imprescindible incorporar tecnologías de la información en sus procesos productivos e Internet en su gestión; resulta urgente un cambio cultural en la manera de hacer negocios.

Todo lo anterior toma sentido una vez que, desde la perspectiva de la integración regional en América Latina, reconocemos las potencialidades de esta herramienta tecnológica al desarrollo social de nuestros pueblos.

La Comunidad Andina de Naciones, el 23 de septiembre del 2005 subrayó la necesidad de promover un desarrollo territorial basado en el desempeño de las micro, pequeñas y medianas empresas y en su efectiva inserción en los mercados, favoreciendo de esta manera la generación de empleo, la democratización de oportunidades y la participación de los ciudadanos, es decir, la inclusión social.

Las micro, pequeñas y medianas empresas cumplen un rol vital en el desarrollo económico y social de los países de la región, siendo generadoras de riqueza y responsables importantes de crecimiento económico.

Como la principal fuerza generadora de empleo y estando en evidente desventaja con respecto a las grandes empresas, en cuanto a presupuestos, el uso de Internet representa un elemento nivelador y democratizador en la verticalidad de sus relaciones con sus grandes competidoras. Sin embargo, nada de esto sería sostenible en el tiempo si no se genera un ambiente, en principio generado por los gobiernos, para la creación de redes territoriales de empresas con formas diversas de cooperación empresarial que puedan contribuir cada una desde sus ventajas comparativas.

Lo anterior requiere, sin embargo, de una coherencia en las políticas internacionales, la internacionalización y cooperación de las MYPES y PYMES a través de la INTERNET como una estrategia para penetrar nuevos mercados debe ir de la mano de una integración económica, bloques económicos y la creación de mercados comunes, los que a mediano o largo plazo logren llevar las ventajas de un regionalismo cooperativo a esas 150 millones de personas y familias que viven de ellas.

Mots-clés

initiative économique, intégration économique, intégration régionale, Internet, création d’entreprise, petite et moyenne entreprise, relations avec le marché


, Chili, Chiguayante, Concepción

dossier

Intégration régionale au Chili, Colombie et Mexique

Commentaire

El fenómeno cultural que ha significado la Internet, representa en el mundo de las MYPES una posibilidad de mayor acercamiento a los mercados, sin afectar sus grados de competitividad, toda vez que el costo de contacto con los mercados a través de Internet es bajísimo, por ello se le ha considerado una herramienta niveladora en el mundo de los negocios. Internet representa la posibilidad de transparentar y acercar los mercados al mundo de la pequeña y mediana empresa, en donde cualquier ineficiencia marca una crucial desventaja respecto de la competencia.

Esta herramienta puede se utilizada como un elemento democratizador en el libre juego de la oferta y demanda, puede parcialmente moderar las distorsiones del mercado haciéndolo menos discriminatorio.

Bloomedia tuvo una experiencia exitosa que se valió de Internet para su desarrollo, ésta es una MYPE cuyas características son fácilmente extrapolables a las miles de microempresas existentes en Chile y el América Latina y por lo tanto su experiencia es perfectamente replicable y se enriquecería si adoptara forma de red internacional.

Ahora bien, las características que hacen de Internet una herramienta niveladora en el mundo de los negocios, pueden ser también, el reflejo de cómo, en todos los ámbitos de la sociedad, la Internet puede democratizar las relaciones. Porque no sólo es un arma útil a la hora de hacer negocios, también lo es para generar una ciudadanía más informada, una fuerza social que trascienda los límites de la territorialidad y se movilice en torno a ideas o valores sin la necesidad de la sincronía temporal o la presencia física de todos quienes participan. Esto representa una verdadera revolución en la forma de generar movimientos sociales, relaciones laborales o personales; y a la vez el tremendo desafío de establecer un verdadero poder ciudadano a lo largo y ancho del planeta.

Notes

Esta ficha fue realizada en el marco del desarrollo de la alianza metodológica ESPIRAL, Escritores Públicos para la Integración Regional en América Latina.

Source

Entretien

Entrevista a CASTILLO ESTRADA, Pablo. Dueño y Emprendedor de Bloomedia, especializada en Creación y Promoción de Websites, www.bloomedia.cl

ALMEDIO - 2, traverse Baussenque, 13002 Marseille, FRANCE Almedio Consultores. Norma 233, Maitencillo. Comuna de Puchuncaví. Va Región, CHILI - Fono: (56)32 277 2231 - Chili - www.almedio.fr - info (@) almedio.fr

CINEP (Centro de Investigacion y Educacion Popular) - Carrera 5a n° 33A-08  AA 25916, Santafé de Bogota - COLOMBIA - Tel. (57–1) 245 61 81 - Colombie - www.cinep.org.co - comunicacion (@) cinep.org.co

contact plan du site mentions légales