español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

Literatura post dictatura: una mirada hacia un pasado comun

Dictaduras latinoamericanas que se hicieron sentir en las letras.

Karla URZUA AJRAZ

08 / 2005

La literatura latinoamericana ha estado en constante estado de renovación, producto de los distintos períodos sociales que la han condicionado. Es así que, con anterioridad a las dictaduras de la década de los 70, predominó la llamada literatura fantástica, ésta utilizaba los elementos insólitos, maravillosos y mágicos para poner en crisis ciertos órdenes establecidos. La literatura fantástica, sirvió para mostrar que la realidad no es tan inmóvil, ni tan única como aparenta ser. En los años 50 por ejemplo, el argentino Julio Cortázar: escribe Bestiario, Final del juego y Las armas secretas. Más tarde surge el mexicano Juan Rulfo, con la temática de la relación vida y muerte, en su obra Pedro Páramo y en los años 60, la literatura fantástica culmina con el Realismo Mágico, cuyo mejor exponente es el colombiano Gabriel García Márquez.

La generación del 60, se caracteriza por la irrupción de lo cotidiano y por el desparpajo del lenguaje, entremezclando los elementos del habla popular con giros poéticos que, junto a estructuras innovadoras (como dejar de lado la narración lineal y omnisciente), dan vida a temas sociales, a la crítica y al humor.

Según Carmen Orellana, la literatura post-dictadura es una línea narrativa que trata temas como el exilio y el dolor, la vida y la muerte; relacionados estrechamente con el desarraigo de los países, del origen y de la identidad. Como es de esperar bajo cualquier régimen autoritario, la literatura sufrió graves trastornos producto de la censura y la autocensura.

Específicamente en Chile, existieron dos generaciones surgidas en períodos de gran convulsión social: la primera es la de los Novísimos, en la década del 70, y la segunda, conocida como N.N, vivió su juventud marcada por el golpe militar de 1973 y la dictadura.

Dadas las condiciones de aislamiento en esos tiempos (los espectáculos, la vida nocturna y los viajes eran prácticamente imposibles); se vuelve a los autores clásicos. Lo anterior redunda en una literatura diversa en temas, lenguajes y formas, en las que ambas generaciones expresan sus anhelos de libertad, así como sentimientos de solidaridad y justicia.

De esta situación nace la llamada Literatura Chilena de Exilio, una literatura reflexiva sobre la historia reciente de Chile. Entre los representantes más conocidos de esta vertiente figuran nombres como Antonio Skarmeta, Poli Delano y Ariel Dorfman, todos fundamentales para las letras latinoamericanas de la segunda mitad del siglo XX.

En la nueva narrativa chilena, escrita entre los 80, durante los regímenes autoritarios, y los 90, tal como en la Argentina, existe una fuerte tendencia a utilizar la forma detectivesca para enfrentar la realidad. Esta es la denominada novela negra, siendo Edgar Allan Poe, el verdadero padre de este género. La novela negra, es el reflejo de países como Chile, que viven bajo una atmósfera asfixiante, por el miedo, la violencia, la falta de justicia, la corrupción del poder y la inseguridad. Es así, como esta nueva narrativa permite compartir ciertas lealtades culturalmente determinadas, que van a ir generando una identidad en esta clase de actores sociales, que han sido marcados por el desarraigo, el miedo y la muerte.

El modo privilegiado para rescatar el pasado es un formato policial que permite una excelente posibilidad de hacer literatura realista, y de tematizar el contexto social y político de un país bajo un régimen dictatorial. En su mayoría la nueva novela negra continental conforma una narrativa realista en torno a hechos criminales que suscitan una investigación. Así, recoge las inquietudes del individuo actual, del habitante de las grandes urbes, inmerso en sociedades donde su destino parece decidido por variables políticas y de poder que pocas veces coinciden con sus intereses.

La novela negra en general, y la hispanoamericana en especial, se destaca por la denuncia del abuso del poder estatal del régimen militar; por la glorificación de la dimensión ética de la verdad y de la justicia en la convivencia humana; por su rescate de valores humanos como la solidaridad y amistad.

La literatura post-dictadura, ha permitido formar una identidad en aquellos sujetos que han sido víctimas de dictaduras, con una atmósfera asfixiante, con miedo y violencia; donde los regímenes dictatoriales han llegado a apoderarse de la vida de los individuos, interviniendo en las esferas más íntimas de los sentimientos humanos. A través de relatos, que intentan tematizar la realidad social y política de su país, bajo un régimen dictatorial, se va formando y moldeando esta identidad colectiva.

Finalmente, el fenómeno de la literatura post-dictadura, al estar vinculado con el quiebre político y existencial de Latinoamérica, ha permitido dar cuenta de los grandes cambios que surgieron en estos períodos : de la espontaneidad y la reacción emocional al terror y la retirada. Desde la perspectiva de la literatura post-dictadura se pueden observar cómo fueron cambiando los roles y las certezas de una sociedad, que no sólo ha tenido fracturas políticas y sociales, sino también fracturas existenciales.

Mots-clés

intégration régionale, diversité culturelle, mémoire, littérature, identité culturelle, culture de paix


, Chili, Amérique Latine, Santiago du Chili

dossier

Intégration régionale au Chili, Colombie et Mexique

Commentaire

Es importante destacar, que la dictadura tuvo un impacto profundo en la psiquis colectiva chilena, que se detectó básicamente por la literatura post dictadura: una desconfianza hacia todo lo que es espontáneo y emotivo, una inseguridad acerca de lo que gusta y no gusta, una inseguridad acerca de que como cambiar las cosas cuando a uno le gustan y una tendencia a no cambiar, sino a buscar el acuerdo y el consenso en cualquier caso. En definitiva miedo a la discusión. Así nos encontramos con una sociedad domada, un Chile que fue aplastado por el régimen militar, generando que la fantasía imaginativa rebelde estuviera bajo cautela. Con la muerte de la democracia también muere la poesía, dejando a un país sin fuerza movilizadora de la historia.

La literatura chilena y latinoamericana en general han tenido variadas vertientes, siendo la literatura post-dictadura una de las que más hincapié ha puesto en decir ciertas verdades que han estado ocultas en el acontecer nacional y latinoamericano.

La literatura, se nutre de la historia de nuestros países y ante un pasado común de contextos dictatoriales, no es de extrañar que hayan surgido corrientes literarias contestatarias a esta realidad. Principalmente, tendientes a promover una mejor sociedad y colocar de manifiesto ciertas certezas, que se trastocaron, principalmente, durante estos períodos, como por ejemplo, el respeto a la vida humana y el valor inalienable de la libertad.

Notes

Véase, Cuento Fantástico Latinoamericano, e Identidad y Realismo en la Narrativa (Adolfo Couve).

Esta ficha fue realizada en el marco del desarrollo de la alianza metodológica ESPIRAL, Escritores Públicos para la Integración Regional en América Latina.

Source

Entretien

Entrevista a ORELLANA SUÁREZ, Carmen, profesora de Castellano, Comunicación y Literatura en la Universidad Tecnológica Metropolitana de Santiago de Chile.

ALMEDIO - 2, traverse Baussenque, 13002 Marseille, FRANCE Almedio Consultores. Norma 233, Maitencillo. Comuna de Puchuncaví. Va Región, CHILI - Fono: (56)32 277 2231 - Chili - www.almedio.fr - info (@) almedio.fr

CINEP (Centro de Investigacion y Educacion Popular) - Carrera 5a n° 33A-08  AA 25916, Santafé de Bogota - COLOMBIA - Tel. (57–1) 245 61 81 - Colombie - www.cinep.org.co - comunicacion (@) cinep.org.co

contact plan du site mentions légales