español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

Mujeres independientes se adelantan a su cultura

Abortadas antes de nacer, descuidadas al nacer, en caso de necesidad, abandonadas. La mujer en India se enfrenta a un problema cultural que la discrimina y aleja de las oportunidades. Sólo mediante una independencia cultural y económica es que pueden salir adelante.

Manuel LLANO

10 / 2006

India es el segundo país más poblado en el planeta. Su población está compuesta de 1,027 millones de personas de las cuales 531.3 millones son hombres y 495.7 son mujeres. La población creció en los últimos diez años en un poco más del 20%. India ocupa el 3.4% de la superficie del planeta, pero alberga aproximadamente al 16% de la población mundial.

Con estos números en el panorama demográfico, ligado a la salud reproductiva, no es un tema que pueda fácilmente dejarse a un lado. Más de cincuenta años de la independencia de India y de haberse adoptado una constitución, es un terreno difícil el entender qué se ha hecho por la igualdad de género y las mujeres en este país. India se ha caracterizado por ratificar las convenciones de Naciones Unidas, incluida la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer. En ella se definió la salud reproductiva de este modo:

La salud reproductiva es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el aparato reproductor y sus funciones y procesos. En consecuencia, la salud reproductiva entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos y de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no hacerlo, cuándo y con qué frecuencia. Esta última condición lleva implícito el derecho del hombre y de la mujer a obtener información y servicios de planificación de la familia de su elección, así como acceso a otros métodos para la regulación de la fecundidad que no estén legalmente prohibidos, y acceso a métodos seguros, eficaces, asequibles y aceptables, el derecho a recibir servicios adecuados de atención de la salud que permitan los embarazos y los partos sin riesgos y den a las parejas las máximas posibilidades de tener hijos sanos. Programa de Acción de la CIPD, párrafo 7.2

El gobierno de India en los años recientes ha establecido políticas y programas para impulsar la posición de las mujeres en la sociedad india. Sin embargo, problemáticas de género son grandes y vastas a lo largo y ancho de todo el país. Los problemas varían en cada zona y son determinados por diversos factores: zonas rurales o urbanas, ingresos económicos, educación, servicios de salud, estado nutricional, enfermedades, derechos humanos, lugares de trabajo, sistemas culturales de poder, violencia de género, etc.

 

De la cultura y creencias al feticidio femenino

India ha sido tradicionalmente una sociedad dominada por los hombres. Hay una fuerte preferencia a tener un hijo varón, quedando las niñas discriminadas por las propias familias. El nacimiento de una niña no es celebrado con mucho júbilo, caso distinto del gran acontecimiento que representa el nacimiento de un varón. Esto es por un lado un asunto cultural, aunque también se ve ampliamente reforzado porque los padres de una niña tendrán que gastar mucho dinero, en dotes, para el matrimonio de su hija. Esto no es una percepción únicamente cultural o económica, es una realidad que se ha traducido a una desigualdad marcada entre la población mayoritaria de hombres y la decreciente de mujeres. La discriminación comienza con el feticidio femenino o la determinación sexual prenatal. La causa: cultural, reforzada por la norma gubernamental de máximo dos niños por familia. Los hijos varones se espera que continúen el nombre de la familia, que hereden las propiedades familiares, cuiden de los padres cuando estos estén viejos y que finalmente sean quienes enciendan el fuego en el crematorio.

En Himachal Pradesh, distrito montañoso del noroeste de India, los números no mienten. En el 2006, la relación entre varones y mujeres nacidos, es de 803 niñas por cada 1,000 niños. En 1981 era 971 niñas por cada 1,000 niños. Este panorama sucede a pesar de que el índice femenino de mortandad infantil es 71.1 por cada 1,000 nacimientos; y la de los niños de 74.8 por cada 1,000 nacimientos. Al iniciar la niñez, las muertes se repiten teniendo como víctimas a las mujeres. Mueren 37 niñas y 25 niños por cada mil nacimientos. Las niñas son privadas de cuidados, de una buena alimentación, de servicios médicos, llevándolas a su muerte. Conforme su vida continúe, serán privadas de educación y empleo. Por lo general, al llegar la primera menstruación son sacadas de la escuela. Es desde la niñez que las niñas son moldeadas para vivir en una sociedad dominada por los hombres, preparadas para entrar a un sistema patriarcal: llegan a la edad adulta casi sin transitar por la adolescencia. Las niñas son obligadas a trabajar en casa, a cuidar de sus hermanos, a trabajar con sus madres en el campo y finalmente son casadas por decisión de los padres cuando aun son muy jóvenes, convirtiéndose en madres muy jóvenes que desconocen cualquier tema relacionado con derechos y salud reproductiva.

Dentro de la cultura india el matrimonio es promovido y tiene un lugar muy importante socialmente. El promedio de edad en que las mujeres llegan al matrimonio es de 16.4 años. Cuando estas niñas mujeres quedan embarazadas son prácticamente obligadas a revisar, por medio de ultrasonido, el sexo del feto. Aun cuando el uso del ultrasonido como herramienta para determinar el sexo del futuro niño fue prohibido legalmente en 1994 para evitar más abortos por esta causa, hay doctores itinerantes que con tecnología portátil visitan las clínicas locales para ofrecer este servicio, en otras áreas de India hay lugares donde las pruebas de ultrasonido son anunciadas sin la menor discreción. Un ultrasonido cuesta US $11 dólares, un aborto, feticidio femenino, US $44 dólares. En India, son pocas las mujeres que pueden decidir si quieren o no tener un hijo.

Los abortos inducidos son una de las causas principales de una salud reproductiva muy pobre. En India se calculan 6 millones de abortos inducidos ejecutados cada año, casi todos ellos a madres adolescentes. El aborto inducido fue legalizado en India desde 1971, sin embargo un 80% de los abortos son realizados ilegalmente por personas sin capacitación y en condiciones antihigiénicas. Los abortos inducidos en estas condiciones son causa de muerte de 11% de las madres, además de dejar problemas significativos de salud.

Mujeres fuertes, sociedades equilibradas

Subhash Mendhapurkar fundó en 1997 la Society for Social Uplift Through Rural Action (SUTRA). Su interés en el tema de género no era reciente, sus observaciones de la realidad que enfrentan las mujeres tampoco habían sido distanciadas. Su madre se había suicidado en un grito de protesta en contra del sistema que la oprimía a ella y a su género. Su suicidio no se debió a depresión o violencia, sino a la impotencia de no poder luchar en contra de una cultura que no se da cuenta de lo que hace. Esta cultura del hombre dominante es presentada hasta en los libros escolares, en que las mujeres son dibujadas en los trabajos de limpieza, en la cocina, los trabajos o posiciones superiores no les corresponden ni aun en las ilustraciones.

SUTRA se ha dedicado por casi 30 años a capacitar y entrenar a los grupos débiles y marginados de las comunidades de montaña de Himachal Pradesh, principalmente a las mujeres. La finalidad es dar las capacidades suficientes a las mujeres y grupos marginados para que puedan involucrarse en la política local y tomar sus propias decisiones. De este modo, por medio de la educación, del acceso a la información y de las capacitaciones técnicas involucrar definitivamente a los grupos marginados en la toma de decisiones.

Al tratarse exclusivamente de las mujeres, SUTRA busca elevar la comprensión existente entorno a las diferentes formas de violencia que existen en contra de las mujeres, y ofrecer una solución a quienes la padecen. La violencia viene es de muchos tipos, desde una distribución inequitativa del trabajo, la discriminación alimentaria, hasta el feticidio femenino, que es un acto brutal de violencia contra el feto y la madre. Para difundir la información de género y salud, que sea de utilidad a las propias mujeres y sensibilice a la comunidad, entera SUTRA tiene programas de entrenamiento y capacitación. En los que por medio de discusiones las mujeres pueden compartir e intercambiar sus experiencias, promoviendo que se discutan todos los problemas que estén padeciendo, de salud, de violencia, de representación, etc.

Para que las mujeres tengan verdaderamente la capacidad de levantarse por sus derechos, es definitivamente necesario que gocen de una independencia económica. Solo con este prerrequisito cumplido es que las mujeres pueden estar libres para tomar sus decisiones y capacitarse. Para este fin, SUTRA tiene un programa de microcréditos. Estos préstamos son dados mediante grupos organizados de mujeres, donde ellas democráticamente deciden quien es que lo necesita con mayor urgencia. Tienen también un programa de asistencia externo de créditos, por medio del cual se dan préstamos para inversiones más grandes. Con este programa se ha comprado de este modo ganado y se ha ayudado a establecer tiendas o pequeños comercios, manejados por las mujeres. De este modo las mujeres ya cuentan con un ingreso regular, permitiéndoles la libertad de seguirse capacitando, además de levantar su autoestima y su posición en la familia y la sociedad. El sentimiento para las mujeres es placentero cuando saben que no dependen de nadie más para su satisfacer sus necesidades.

Mots-clés

discrimination des femmes, femme et violence, culture et développement, dimension culturelle du développement, violation des droits humains, insertion sociale, programme de formation


, Inde, Himachal, Pradesh, India.

dossier

Les peuples de montagne dans le monde

Commentaire

Para Subhash, el futuro es joven, es brillante. No hay lugar para la frustración y la lucha debe seguir, constante. No habrá resultados sino tras de muchas generaciones. La mujer de la montaña tiene el aire limpio, aunque una visión limitada, no se puede ver más allá de las montañas.

Notes

Esta entrevista fue realizada por ALMEDIO Consultores gracias al apoyo de la Fundación Charles Léopold Mayer durante el encuentro regional organizado por la Asociación de Poblaciones de Montañas del Mundo - APMM.

Source

Entretien

Subhash Mendhapurkar, Fundador de Society for Social Uplift Through Rural Action (SUTRA)

Dharampur, Solan, Himachal Pradesh, 17325

Teléfono: +91-1792-283725

sutrahp@gmail.com

ALMEDIO - 2, traverse Baussenque, 13002 Marseille, FRANCE Almedio Consultores. Norma 233, Maitencillo. Comuna de Puchuncaví. Va Región, CHILI - Fono: (56)32 277 2231 - Chili - www.almedio.fr - info (@) almedio.fr

APMM (Association des Populations des Montagnes du Monde) - 50 boulevard Malesherbes, 75008 Paris, FRANCE - Tel:+33.1.42.93.86.60 – Fax:+33.1.45.22.28.18 - France - www.mountainpeople.org - contact (@) mountainpeople.org

contact plan du site mentions légales