español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

Mejoras visibles en aldeas de India se inician con un cambio de actitud

Una población pobre, desinformada y sin servicios, sólo verá luz en su camino si comienza por buscar los cambios necesarios desde su interior. Los subsidios no cambian las actitudes y son estas las que hay que cambiar.

Manuel LLANO

10 / 2006

Trás más de 50 años de su independencia, India sigue viviendo cambios en su interior. El estado de Uttaranchal fue creado apenas en el año 2000, previamente pertenecía al hoy vecino estado de Uttar Pradesh. Sus fronteras son al norte con Tibet (China) y al este con Nepal. Uttaranchal es un estado que se desborda en bellezas naturales. Grandes cumbres y glaciares del Himalaya, lagos, y dos de los ríos más caudalosos de India, que descienden por bosques y colinas hasta llegar a las selvas tropicales en el sur del estado. La fauna que lo habita va desde el tigre hasta el leopardo de las nieves.

En Uttaranchal, la gente se llama a sí misma “Pahari”, que significa gente de la montaña; para diferenciarse de los “Desis”, la gente de las planicies del resto de India. El modo de vida es predominantemente rural, su economía la integra la agricultura tradicional y el ganado. Aunque la agricultura es esencialmente de autoconsumo, principalmente en los poblados a grandes alturas. La irrigación sólo llega al 10% de las tierras de cultivo.

Lugares remotos carecen de servicios

El terreno abultado por cordilleras y montañas es difícil de combinarse con la agricultura, colinas con declives muy empinados limitan la disponibilidad de tierras para cultivarse. De modo que se construyen terrazas para el cultivo, dispuestas en forma de escalones en las laderas de las montañas. Esta práctica no sólo eleva a costos altísimos la agricultura, sino que también requiere de mucha mano de obra para reparar las terrazas cada año. La agricultura es tradicional y se hace de modo manual. Para sacar adelante este gran trabajo, durante la temporada de cultivo y cosecha se requiere de la participación de todas las personas de la comunidad, incluyendo hombres, mujeres y niños. Esta práctica resulta en la imposibilidad para los niños de atender efectivamente una educación en la escuela.

Dentro del estado de Uttaranchal, Ruben Furtado ha trabajado por más de 20 años en la zona de Jaunsar-Bawar, zona perteneciente al Himalaya central. Zona delimitada al norte por el río Yamuna y al este por el río Tons. El clima en esta zona varía por completo en cada época del año. De noviembre a febrero el frío y la nieve en las montañas domina el paisaje. La nieve se derrite hasta abril, para dar paso a altas temperaturas en junio y a las fuertes lluvias del monzón de julio a septiembre.

En esta región de 1,000km2 habitan 200 mil personas en 500 aldeas. Casi todas las aldeas del área son pequeñas y con vías de comunicación escasas y en malas condiciones. Es un terreno montañoso y difícil, que aunado a un sistema de transporte inadecuado, resulta en que los pobladores deben caminar largas jornadas para acceder a los servicios básicos de salud y educación. El censo de 1991 reportaba 265 escuelas primarias en la zona y sólo dos centros de salud en toda el área.

Los pobladores sufren de enfermedades de transmisión sexual por falta de información, así como de enfermedades por gérmenes, virus y bacterias en el agua pues no disponen de agua para beber en buenas condiciones. Muchas enfermedades se padecen por la falta de conocimientos y forma de vida insalubre. En la educación, el gobierno tradicionalmente instala una escuela primaria en la cabeza de cada Panchayat (régimen de organización que une a cinco o más aldeas en forma de estrella), sin embargo, los maestros generalmente provienen de las planicies y habitualmente se ausentan por largas temporadas. Los niños tienen que caminar dos o tres horas desde sus aldeas para llegar a la escuela. Pero sin maestros y a grandes distancias, son pocos los niños que asisten a la escuela, y el índice de deserción es alto. La alfabetización en esta zona es de entre el 14% y el 29%, en el caso de las mujeres llega a sólo el 9%.

El desarrollo humano es el camino para lograr sociedades sanas

Raymond Ruben estudió sobre la vida y sus necesidades durante largos años en que sirvió como Misionario Franciscano a lo largo y ancho de su India natal. Tiempo después, en 1984 y junto con su esposa Margaret, se unió a la asociación Social Work and Research Centre (SWRC) donde se unió a los trabajos que comenzaba esta asociación –por la petición del propio gobierno- en la zona de Jaunsar Bawar.

Cuando Ruben y Margaret se unieron al proyecto de SWRC se hicieron cargo, como primera actividad, de obtener el máximo de provecho de 5KW de un molino de agua para la zona. La revisión del proyecto y familiarización con el área, los llevó a entender que había una mayor necesidad por desarrollar los recursos humanos de los pobladores. Sólo los hijos de las familias no pobres asistían a la escuela, y estas a su vez se encontraban generalmente cerradas por la carencia de maestros. Se convencieron de la necesidad de incidir en el desarrollo humano e iniciaron un proyecto piloto de tres años.

Para 1986 la asociación SWRC había ya crecido demasiado y tenía problemas para manejarse en varios estados, por lo que decidieron formar unidades locales que continuaran con los proyectos. En el caso de Jaunsar Bawar, Raymond tomó el mando y se creó la Sociedad de Motivación, Entrenamiento y Acción (Society for Motivational Training and Action, SMTA). Con nuevas perspectivas de acción, quedó a un lado la limitada iniciativa original de la instalación de fuentes de energía no convencionales, para dar paso al desarrollo humano. El desarrollo humano visto como un cambio de actitud en el individuo que lleva a una mejor sociedad. Para lograrlo, se diseñó una estrategia con programas que atendieran integralmente al individuo: salud, educación primaria, educación social, generación de ingresos, creación de organizaciones locales, atención al medio ambiente, programas de saneamiento en general. El programa general de desarrollo humano se concibió con tres dimensiones:

Primero, el desarrollo humano no es la construcción de capacidades exclusivamente. El desarrollo humano no es un paquete cerrado que incrementa el potencial de los individuos por sí solo. Ruben lo entiende como un proceso dinámico de cambios. Donde lo importante no es sólo cambiar, sino definir muy bien la dirección de este cambio. Es un proceso de aprendizaje y de olvido, que se da cuando el individuo examina críticamente sus creencias y tradiciones, reemplazando aquellas actitudes y acciones que no son de provecho alguno.

Una segunda dimensión es llevar el desarrollo humano no sólo a los adultos, para SMTA los niños son, de hecho, de mayor importancia que los adultos. Si el proceso de cambios no incluye a los niños y a las generaciones futuras, el desarrollo no tendrá éxito.

Finalmente, todo el proceso de desarrollo debe ser comprendido como un entendimiento y aceptación de derechos y obligaciones. Donde no se sufra de abusos de poder o de explotación, pero que tampoco estos se cometan.

Para lograr tener impactos significativos en las comunidades, Ruben desarrolló una clara estrategia de acciones. Comenzó por abarcar regiones enteras y no acercarse a sólo un sector o comunidad en específico, en caso contrario, los esfuerzos realizados en un sólo sector serían fácilmente opacados y no generarían un impacto de cambios. Trabajando en regiones enteras se crean las condiciones necesarias, a lo largo de todas las comunidades de la zona, para motivarse y tomar acciones por su cuenta. Para que estos esfuerzos sean aceptados, deben ser realizados por la gente local. Así que el entrenamiento y capacitación para quienes servirán de responsables-animadores del desarrollo humano, debe ser dado a la gente local.

Así mismo, se debe tener en cuenta en todo momento que deben ser las comunidades quienes soliciten atención a sus diferentes problemáticas. Intervenciones y subsidios gubernamentales del pasado, han propiciado una dependencia de la gente en los bienes y servicios otorgados gratuitamente. Es necesario que cuando se instale un servicio o programa en la comunidad, sea la propia comunidad quien figure como responsable y se encargue del mantenimiento. SMTA no duplica las facilidades ya otorgadas por el gobierno, si ya hay una escuela, SMTA no pondrá otra.

Mots-clés

développement humain, éducation et changement culturel, échange d’information, responsabilité citoyenne


, Inde, Himachal, Pradesh, India.

dossier

Les peuples de montagne dans le monde

Commentaire

Mediante obras de teatro montadas por los niños de las escuelas, con reuniones mensuales dirigidas por el animador local de SMTA, acercamiento de las políticas y formas de gobierno al saber colectivo, los cambios positivos en las aldeas se dan en gran escala. La población y el área que Ruben Furtado seleccionó como su hogar y lugar de trabajo, sonríe hacia el futuro de una vida dentro de la belleza de sus montañas.

Notes

Esta entrevista fue realizada por ALMEDIO Consultores gracias al apoyo de la Fundación Charles Léopold Mayer durante el encuentro regional organizado por la Asociación de Poblaciones de Montañas del Mundo - APMM.

Source

Entretien

Raymond Ruben Furtado, Director de Society for Motivational Training and Action

P.O. Vikas Nagar-248198, Dehradun, Uttaranchal, India

gbsmta@sancharnet.in

ALMEDIO - 2, traverse Baussenque, 13002 Marseille, FRANCE Almedio Consultores. Norma 233, Maitencillo. Comuna de Puchuncaví. Va Región, CHILI - Fono: (56)32 277 2231 - Chili - www.almedio.fr - info (@) almedio.fr

APMM (Association des Populations des Montagnes du Monde) - 50 boulevard Malesherbes, 75008 Paris, FRANCE - Tel:+33.1.42.93.86.60 – Fax:+33.1.45.22.28.18 - France - www.mountainpeople.org - contact (@) mountainpeople.org

contact plan du site mentions légales