español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

No queremos ayuda condicionada a cambio de una reducción de la coca o del saqueo de nuestros recursos naturales

Julio Salazar hace un repaso de los logros cocaleros conseguidos con el nuevo gobierno boliviano y analiza los peligros que conllevan los programas de desarrollo alternativo

Miguel Domingo Saura

01 / 2009

Presentación del entrevistado: Mi nombre es Julio Salazar, soy de la comunidad de Chiruca en el departamento de Cochabamba. Represento a la Federación Estatal de Campesinos del Trópico de Cochabamba y a los productores de coca del Chapare.

¿Cuál es la situación actual de los cocaleros en comparación con la vivida antes de la llegada de Morales al poder y del proceso de refundación del país?

Nuestro país era un país tan dependiente, tan vendido, un país en el que no teníamos dignidad, ni soberanía, con mucha pobreza. Antes del proceso de transformación estructural de Bolivia los productores de hoja de coca éramos penalizados, estaba prohibida la producción y comercialización, hasta pichear se nos ha prohibido, es decir, consumir. Hoy, en Bolivia gracias a Dios nos hemos unificado todos los productores de coca, también junto a los campesinos.

Los gobiernos neoliberales se fijaron el objetivo de acabar con la hoja de coca, pero ésta representa una tradición cultural, por lo tanto, se consume y hay un mercado estructurado. Nosotros, los productores nos hemos planteado defender la hoja de coca y también defender su presencia en estado natural. La Ley 1008 nos prohibió y nos penalizó, por lo que nos comenzamos a unir, iniciando no sólo una lucha cocalera o sindical, sino una lucha ideológica y política. Imagínese, antes hubo tanta represión, tanta prohibición, tantos compañeros heridos o en la cárcel y ahora se ha producido un cambio total con el nuevo gobierno. En otras palabras, a partir de esta lucha ideológica hemos logrado llevar a la presidencia al compañero Evo Morales. Él es un campesino, un productor de coca que encabeza un proyecto político que es lo contrario al neoliberalismo. Nos hemos propuesto acabar con el neoliberalismo y el sometimiento al imperialismo, por ello, nuestra lucha actual se centra en acabar con el latifundio y los patrones. Ahora hay paz, hay estabilidad económica, hay estabilidad social. Imagínese que empezamos con tres representantes en el municipio de Chapalia, más tarde con cuarenta alcaldes y ahora estamos en la presidencia, somos gobierno y nuestra coca es reconocida en la nueva constitución como un recurso natural. Ya nunca más habrá ‘coca cero’ en Bolivia.

Ha señalado que uno de los logros de la refundación boliviana es la recuperación de la soberanía nacional y la lucha contra la injerencia extranjera. ¿Qué me puede decir usted de la expulsión de la organización estadounidense USAID (Agencia de Estados Unidos para el desarrollo Internacional) y a qué se debe su pervivencia en determinadas zonas del país? ¿Para cuándo la expulsión definitiva de lugares como las Yungas de Vandiola?

Para nosotros el imperialismo ha impulsado la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y el ALCA para someter a los pueblos, intervenir en ellos y hacerlos callar. Por eso en Bolivia, especialmente en la zona del Trópico, nos hemos servido de instrumentos políticos para decir “Bolivia no puede ser un país tan sometido al Imperialismo y tan dependiente”. USAID era financiada por Estados Unidos y contrataba algunas empresas e instituciones para dividirnos y reclutarnos, para hacernos cambiar nuestro principio ideológico, pero no lo ha logrado. Ahora hemos expulsado a la DEA y a USAID, que entre otras acciones realizaban tareas de espionaje, control y seguimiento. Eso se acabó.

Con respecto a la operatividad de USAID en determinadas zonas del país hemos hablado con nuestro presidente y nos ha asegurado que va a ser expulsada, porque no queremos apoyo económico a cambio de privatización. No queremos ayuda condicionada a cambio de una reducción de la coca o del saqueo de nuestros recursos naturales. A medida que vaya creciendo nuestra economía USAID será expulsada total y definitivamente. Nosotros somos un movimiento anti-imperialista. Bolivia no debe ser colonia de Estados Unidos, nunca más será el patio trasero estadounidense. No queremos un país consumidor, sino una Bolivia productiva e industrializada, ya no podemos seguir siendo el basurero norteamericano.

¿Podría profundizar en los programas del Gobierno de Bolivia relativos a la hoja de coca, por ejemplo en los destinados a la erradicación de la hoja excedentaria? ¿Es un programa consensuado con todos los cocaleros? ¿Está extendido por todo el país?

Nosotros somos responsables con la comunidad internacional, como sabe la coca allá es un producto natural y existe un consumo tradicional. Como productores de coca, sólo estamos defendiendo lo mínimo y lo básico para consumo tradicional o consumo legal y con el resto, lo excedentario, se busca la concertación y la voluntariedad. Por ejemplo, se respeta el cato de coca, pero el resto se erradica de forma consensuada. No queremos que acosen a nuestro gobierno y hay cierta presión de la comunidad internacional, por ello hay control social, un control que parte del acuerdo entre el Gobierno y los productores de coca.

¿En aquellas zonas donde sigue operativa USAID los catos* (1.600 metros cuadrados) se mantienen, los programas de Gobierno se aplican de manera diferente, siguen otro proceso, hay un verdadero consenso con los cocaleros?

El cato de coca se aplica porque ya está definido. En Chapare y en el Trópico ya no necesitamos la cooperación de USAID, por lo tanto es más una cuestión patriótica respetar el cultivo de coca. USAID ya no tiene nada que ver, ni qué decir. Por ejemplo, algunos proyectos estaban financiados por USAID y ahora nuestros municipios acaban y materializan estos programas.

Dejando de lado la injerencia externa y centrándonos en la política interna boliviana, hay determinadas zonas del país, como la provincia de Santa Cruz, en las que se promueve la desestabilización del Gobierno. ¿A la hora de acometer un cambio en las estructuras políticas bolivianas esto puede ser un lastre? ¿Cómo se vive el proceso de cambio en Bolivia con unas zonas que ejercen una clara oposición a las políticas de reforma?

Vamos a aplicar la nueva constitución ¿Eso qué significa? Ahorita algunos de nuestros compañeros no tienen tierras donde producir, vamos a ir a Santa Cruz, porque allí está el latifundio y esas tierras deben ser redistribuidas entre aquellos compañeros que no tienen o que tienen muy poca. De esa manera en Santa Cruz desaparecerá la oposición. Ahora, en Santa Cruz los dirigentes no permiten que se hagan campañas en las que se diga la verdad. Estamos calculando las incidencias de la nueva constitución. Si las tierras son tomadas por los compañeros de la zona andina yo estoy seguro que no habrá tanta oposición porque actualmente allá los latifundistas controlan los medios de comunicación y los temas relacionados con las tierras.

¿El posicionamiento del presidente ha sido claro respecto a estas zonas? ¿El doble discurso de oposición inicial a las autonomías y aceptación posterior no puede desalentar y confundir a los cocaleros?

Una cosa es la independencia y dividir, y otra las autonomías. En este momento los cocaleros somos autónomos, porque no dependemos de otras regiones, ni de algunas normas estatales. Santa Cruz ha peleado por la autonomía departamental, lo que propone el presidente es la creación de autonomías para el reparto de competencias no sólo departamentales. Las oligarquías de Santa Cruz querían dividir Bolivia, pero con las autonomías se van a repartir las competencias y van a poder participar no sólo las oligarquías sino las provincias y comunidades indígenas.

¿Qué expectativas tienen los cocaleros bolivianos en un año en el que la nueva Constitución comienza a andar y en la que se producirán una serie de acontecimientos importantes como la intervención de Dionisio Nuñez en la Asamblea General de Naciones Unidas en Viena?

Todavía el imperialismo controla las Naciones Unidas, este año no creo que haya mucho avance en el ámbito internacional, en Bolivia, por su parte, se va a profundizar en la industrialización y la comercialización. Todavía falta profundizar en la cuestión de los cultivos ilícitos para hacer ver a la comunidad internacional que la hoja de coca en su estado natural no hace daño a nadie. En esta primera fase, por ejemplo, la comercialización se tiene que realizar a partir de acuerdos bilaterales con determinados países como Argentina, Chile, Perú o Venezuela, donde se consume hoja de coca. Estoy convencido que la campaña “Coca no es cocaína” va a continuar creciendo, propiciando que la hoja de coca sea un producto comercial más.

Bolivia actualmente es un referente para muchos países latinoamericanos ¿Sois conscientes de ello? ¿En un ejercicio de responsabilidad podrías realizar un análisis autocrítico? ¿Cuáles han sido los logros y los errores de la refundación boliviana?

Es importante tomar conciencia para tener un instrumento político propio y acabar con la dependencia de los gobiernos neoliberales. Es importante que nazca un patriotismo y un civismo en cada país, que busque y responda a los intereses de los pueblos, que no cometan el error de caer en la división, que luchen de forma conjunta y colectiva. Nosotros no sólo hemos aprendido a defender la coca, también defendemos los recursos naturales y, en otras palabras, la vida. Hemos visto que a los gobiernos neoliberales no les interesa el medioambiente, sino que vivan unas determinadas familias y personas. El error más grande quizás, es el de aceptar los programas de desarrollo alternativo, la introducción de USAID, que nos ha intentado dividir y debilitar. Por un lado recibes ayuda, pero por otro pierdes la conciencia. Con sufrimiento se aprende, cuando uno no recibe de nadie se rebela con más fuerza. Quién sabe, agradecemos esa cruel actuación del imperialismo que nos ha enseñado a unirnos. Nosotros hemos vivido el sufrimiento y las masacres que produce el sometimiento, lo hemos palpado, por eso no nos vendemos tan fácil. Es por ello que decimos que esa situación y sometimiento no deben volver, por eso los cocaleros somos más firmes en la defensa de la soberanía, la dignidad y la independencia.

* Un “cato” de coca por familia, suscrito por el ex presidente Carlos Mesa en el 2004 con la Administración norteamericana. El “cato” de coca (1600 mts2) es una extensión de cultivo legal establecida para evitar la expansión de cultivos ilegales en zonas del Chapare (trópico cochabambino), y en ciertas zonas de La Paz.

Mots-clés

savoir traditionnel, agriculture illicite


, Bolivie, Cochabamba

dossier

Forum Mondial de Producteurs de Cultures Classées Illicites

Commentaire

A lo largo de la entrevista Salazar describe las actuaciones del gobierno boliviano en el ámbito de la hoja de coca, explica el procedimiento de los catos y el consenso que se realiza entre gobierno y cocaleros. También dedica un apartado a criticar la actuación de los programas de desarrollo alternativo, especialmente de USAID, a quien acusa de dividir y desestabilizar el país. Asimismo, hace un repaso de la actualidad referente a las regiones autonomistas bolivianas, del estilo de Santa Cruz, y da una serie de consejos a los habitantes de aquellos países latinoamericanos que ven en Bolivia un referente de cambio y mejora del país.

Notes

Esta entrevista fue realizada durante el I Foro Mundial de Productores de Cultivos Declarados Ilícitos realizado el 29, 30 y 31 de enero 2009 en Barcelona. La colecta de experiencias fue dirigida por Almedio Consultores en coordinación con CERAI - España.

Source

Entretien

Julio Salazar

ALMEDIO - 2, traverse Baussenque, 13002 Marseille, FRANCE Almedio Consultores. Norma 233, Maitencillo. Comuna de Puchuncaví. Va Región, CHILI - Fono: (56)32 277 2231 - Chili - www.almedio.fr - info (@) almedio.fr

CERAI (Centro de Estudios Rurales y de Agricultura) - C/ Del Justicia, nº 1, puerta 8, 46004 Valencia, ESPAÑA - Tel.: +34 963 52 18 78 - Fax: +34 963 52 25 01 - Espagne - www.cerai.es - administracion (@) cerai.es

contact plan du site mentions légales