español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

(Re)Clamando los derechos ciudadanos en Accra, Ghana

Movilización comunitaria contra el desalojo forzado ilegal de los residentes del asentamiento de Old Fadama

Afia Afenah

2010

Cientos de miles de pobladores del África subsahariana enfrentan la amenaza de los desalojos forzados cada año. Según el Centro por el Derecho a la Vivienda y contra los Desalojos (Centre on Housing Rights and Evictions COHRE) se produjeron más de dos millones de desalojos forzados en diecinueve países africanos solo entre 2003 y 2006 (COHRE, 2006). Lo más alarmante es que en Angola, Guinea Ecuatorial, Ghana, Kenya, Nigeria y Zimbabwe han expulsado residentes para dar paso a proyectos de regeneración urbana, a pesar de haber ratificado el Pacto sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales que consagra el derecho a la vivienda y la protección contra los desalojos forzados.

Este estudio de caso sobre el intento de desalojo forzado ilegal de los residentes de Old Fadama, el asentamiento informal más grande de Accra, apunta a contribuir con incrementar los pocos conocimientos sobre el desarrollo de los movimientos sociales urbanos en África occidental. Expone las circunstancias bajo las que el gobierno municipal intentó desalojar a la comunidad, además de presentar y analizar el movimiento urbano local que se formó posteriormente como parte de un movimiento internacional por los derechos a la vivienda más extenso, con el objetivo de protestar contra el desalojo y encontrar soluciones alternativas.

Los residentes de Old Fadama apelaron sin éxito contra la orden de desalojo ante el Tribunal Supremo de Ghana. En respuesta, la comunidad buscó apoyo internacional de parte de Shack Dwellers International (SDI) (1), con quien tuvieron éxito en detener el desalojo ilegal, además de establecer un diálogo constructivocon las autoridades locales. En el transcurso de este proceso, los habitantes urbanos pobres de Accra han creado una red paralela de organizaciones comunitarias y no gubernamentales que han ido más allá de la prevención de los desalojos en Old Fadama, para abordar temas más amplios relacionados con la exclusión social que enfrentan los pobres de las ciudades en Ghana.

El caso de Old Fadama ilustra el concepto de que los impactos negativos y los costos sociales perjudiciales causados por la globalización del capital y la neoliberalización de las ciudades, están creando “nuevas formas de solidaridad translocal política y de sensibilización entre los marginalizados y excluidos de la ciudad que habitan, que trascienden el nivel local. La globalización del proyecto neoliberal, en consecuencia, guarda relación (…) con la tendencia a la globalización parcial de las redes de resistencia” (Peck y Tickell, 2002, “Neoliberalizing spaces”).

Al oponerse al desalojo forzado de Old Fadama, cuyas causas se originan claramente en el enfoque neoliberal de planificación urbana de la autoridad municipal, la comunidad abrió el espacio político para la renegociación de las relaciones de poder existentes. Aunque este proceso haya enfrentado numerosos obstáculos en su desarrollo, ha fortalecido la capacidad de los pobres de las zonas urbanas de Ghana para reclamar sus plenos derechos humanos y de ciudadanos al exigir la participación en el usufructo y en la creación del espacio urbano que habitan, por medio de la planificación urbana participativa y la existencia de un gobierno democrático así como una distribución más equitativa de los recursos, incluyendo la infraestructura y los servicios urbanos esenciales.

Antecedentes del estudio de caso

El Capítulo 5 de la Constitución de Ghana estipula la protección de los derechos humanos y las libertades de todos los ciudadanos, incluyendo el derecho a la no injerencia en la privacidad del hogar y la protección contra la privación de propiedad. Además, el Gobierno de Ghana ha ratificado el Pacto sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Sin embargo, la legislación internacional sobre derechos a la vivienda no ha sido adoptada en la Constitución del país, por lo cual existe una carencia de mecanismos legales a nivel nacional que los ghaneses puedan impetrar su derecho a la vivienda y la protección contra el desalojo forzado.

Además, en los últimos años las autoridades ghanesas han aumentado este tipo de desalojos ilegales a gran escala en nombre del bien público. Solo entre 2003 y 2006, siete mil personas fueron desalojadas de Lake Volta, dentro del Parque Nacional Digya, con el fin de liberar el área para la implementación de planes alternativos de uso de suelo. Otros ochocientos fueron desalojados de Legion Village por las fuerzas armadas del país, y dos mil comerciantes fueron expulsados del mercado de Kantanamo de Accra, razón por la cual perdieron sus medios de subsistencia.

Old Fadama

El asentamiento de Old Fadama cubre 146 hectáreas y alberga entre 25 y 40 mil residentes, lo que lo convierte en el asentamiento informal más grande de Accra y probablemente, de todo el país. El asentamiento precario se ubica en el corazón de la ciudad, al noreste de Central Business District, (2) y presenta una combinación de estructuras residenciales y comerciales informales, con muchos vendedores ambulantes, ferias libres y pequeños negocios. Se estima en unos 10 mil los residentes locales, quienes se ganan la vida gracias a actividades comerciales dentro del asentamiento informal. Éste creció notablemente durante la década de 1990, cuando se convirtió para muchos ghaneses en un área popular para la vivienda ylas actividades laborales, por sus arriendos económicos, su cercanía con el centro de la ciudad y con los mercados centrales que ofrecen abundantes oportunidades de ingresos económicos.

Hoy en día, Old Fadama es un área de alta densidad formada principalmente por quioscos y viviendas de madera autoconstruidas que carecen de instalaciones de agua potable y servicios sanitarios adecuados. Las inundaciones son un problema frecuente por la ubicación del área entre la laguna Korle y el río Odaw. Aunque la Accra Metropolitan Authorities – AMA (Asamblea Metropolitana de Accra), reconoció implícitamente el asentamiento al proporcionar infraestructura y servicios básicos en la década de los noventa, las condiciones de vida de los residentes son precarias. Además, han tenido que enfrentar la amenaza de expulsión ilegal desde 2002, cuando recibieron notificaciones de desalojo por parte de AMA sin que se les ofreciera alternativas de tierras o de vivienda.

Un estudio del asentamiento realizado por COHRE sugiere que el Gobierno de Ghana tuvo tres motivos para emitir la orden de desalojo: la ocupación ilegal de terrenos públicos; la ubicación del asentamiento dentro de una zona de proyecto de recuperación ecológica, Korle Lagoon Environmental Restoration Project, KLERP (Proyecto de Restauración Ecológica de la Laguna Korle); y los posibles riesgos para la salud que representan las frecuentes inundaciones y la calidad del suelo donde está construido el asentamiento. No obstante, las recomendaciones presentadas en el informe de COHRE y en otro estudio independiente sobre la contaminación con desechos urbanos de la Laguna Korle (3), sugieren que los residentes de Old Fadama no constituyen una fuente significativa de contaminación de la Laguna, y que un asentamiento mejorado con instalaciones sanitarias adecuadas podría simultáneamente atenuar las inquietudes del gobierno en cuanto a la salud, y permitir al asentamiento coexistir con KLERP (COHRE, 2004; Boadi y Kuitunen, 2002).

Investigaciones adicionales sobre los presuntos motivos de la notificación de expulsión, revelan que las autoridades ghanesas actúan bajo la presión de las estrictas condiciones de los créditos vinculados con el proyecto KLERP –financiado por el Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional, el Banco Árabe para el Desarrollo Económico en África, y el Fondo Kuwaití para el Desarrollo Económico Árabe– que exige el retiro de los pobladores de Old Fadama.

Además, el gobierno ghanés considera que la existencia del asentamiento dificulta los esfuerzos de planificación urbana alrededor del Central Business District. En concordancia con el enfoque neoliberal de planificación urbana que se aplica en ciudades de todo el mundo, el ministro de Turismo y Modernización de la Capital advierte que el barrio de actividades financieras y comerciales debe ser el centro de una capital moderna, la cual debe ser segura y tener leyes locales adecuadas estructurándola. Debería preciarse de tener monumentos históricos y sitios turísticos, entregar servicios sociales y espacios públicos abiertos apropiados para sus residentes, y tener instalaciones sanitarias y servicios de gestión de residuos eficientes (Obetsebi-Lamptey).

Si aplicamos esta lógica, Old Fadama se convierte en la antítesis de la capital moderna, pero su ubicación en el corazón mismo de Accra, contiguo al Distrito Comercial Central, le da posibilidades al gobierno de generar una gentrificación por medio de la regeneración. El área completa está declarado espacio verde para un futuro uso recreativo en el actual esquema de planificación estratégica. Las autoridades de Accra junto con gran parte de la prensa del país, han adoptado oficialmente un lenguaje y una actitud despectiva hacia Old Fadama para rebajar el estatus social del asentamiento y de sus habitantes a delincuentes y bandidos.

AMA designa oficialmente a Old Fadama como “Sodoma y Gomorra”, las dos ciudades antiguas cerca del Mar Muerto que según el Antiguo Testamento, fueron destruidas por Dios por las prácticas indecentes y perversas de sus habitantes. Al nombrar el lugar de esa manera, el gobierno indica explícitamente su esperanza de vida, ya que la destrucción se acerca y es legítima. Legitimar el desalojo de los bandidos de un lugar que el mismo Dios terminaría por destruir por causa de sus vicios, es fácil de justificar ante los electores, especialmente si la propaganda acerca del asentamiento lo señala como tierra de nadie a los demás residentes que temen por su seguridad.

Detención del proceso de desalojo de Old Fadama por medio de la movilización comunitaria

Desde sus inicios, el asentamiento de Old Fadama ha sido bien organizado social y políticamente. Ciertamente se asemeja a cualquier otro grupo político con existencia de luchas de poder, pero los residentes han tenido éxito en su movilizaciónpolítica para responder a la amenaza de desalojo. La comunidad buscó el apoyo de COHRE y de Centre for Public Interest Law – CEPIL (Centro por el Derecho por la Ley de Interés Público), ONG ghanesa que proporciona representación legal gratuita para los pobladores de los asentamiento informales amenazados de expulsión, para impugnarlo por medio de procedimientos legales oficiales. El primer paso consistió en una carta conjunta de denuncia de COHRE y otras entidades destacando los cuatro puntos principales de la orden de desalojo que violan las obligaciones legales de Ghana ante el derecho internacional:

  • Los residentes no fueron consultados previamente a la orden de desalojo

  • El gobierno no consideró alternativas razonables a la expulsión

  • El periodo de dos semanas para el previo aviso, no fue suficiente

  • Las autoridades no proporcionaron a los residentes ninguna alternativa de vivienda u otras compensación.

Luego de la carta de denuncia, CEPIL apeló ante la Corte Suprema sobre la base de estas violaciones. Sin embargo, la Corte rechazó la apelación por medio de una respuesta que comete una serie de errores graves de derecho internacional. La negativa de las autoridades ghanesas a adoptar la legislación internacional sobre los derechos a la vivienda en su Constitución nacional tuvo como consecuencia una carencia de mecanismos legales nacionales que permitirían a los residentes de Old Fadama presentar debidamente el caso en los tribunales, por lo que investigaron métodos alternativos de respuesta, llevándoles a una colaboración con Shack Dwellers International – SDI.

SDI comenzó en Bombay como organización de base llamada National Slum Dwellers Federation (Federación Nacional de Residentes de Asentamientos) a mediados de la década de 1970 y se expandió gradualmente por medio de la creación de vínculos con federaciones de Sudáfrica y Tailandia. La organización fue fundada oficialmente como Shack Dwellers International – SDI en 1996, agrupando a federaciones de 14 países en cuatro continentes. Hoy en día es una red horizontal internacional de movimientos locales de activistas urbanos. La tarea medular de SDI consiste en “organizar y unir a los pobres para influir en la manera en la que los gobiernos, organizaciones no gubernamentales internacionales y corporaciones transnacionales cumplen con sus obligaciones con los pobres de las zonas urbanas” (Shack Dwellers International, 2005). Entre las estrategias e instrumentos cruciales que emplea SDI, se incluyen intercambios entre grupos, planes de ahorro y préstamos, proyectos locales de mejora, recolección de informaciones sobre los asentamientos y esfuerzos colaborativos con ONG para establecer diálogos con funcionarios del gobierno y de otras instituciones formales, a modo de incrementar los derechos ciudadanos sustanciales de las personas marginadas de la sociedad.

La publicidad que rodeaba el caso de Old Fadama y los contactos de los residentes con COHRE dieron paso a la participación de la división sudafricana de SDI, con la visita a Old Fadama de dos coordinadores en 2003, mientras asistían a una conferencia internacional sobre la vivienda en Ghana. Al momento de la visita de intercambio, los residentes ya habían formado varios grupos de ahorro para mejorar las condiciones del asentamiento. Como resultado, el equipo que realizó la visita concluyó que los habitantes de Old Fadama estaban adecuadamente organizados y dispuestos a formar una ONG local que fuera responsable de entregar el apoyo profesional, técnico y administrativo necesario para crear organizaciones comunitarias locales (OCB). Por su parte, éstas apoyarían a los residentes de los asentamientos informales para crear planes de ahorro y créditos, y en última instancia crear y apoyar una federación de los pobres de las zonas urbanas en Ghana.

Para SDI, la notificación de desalojo no fue más que un síntoma de los efectos de la pobreza, marginalización y falta de gobierno democrático con los cuales se enfrentan los residentes de Old Fadama, tal como muchos otros asentamientos informales de las ciudades ghanesas. Más que centrarse específicamente en detener el desalojo, SDI apuntó al desarrollo de la fortaleza sociopolítica y socioeconómica de la comunidad para permitirles exigir su derecho a la ciudad.

La ONG People’s Dialogue on Human Settlements – PD (Diálogo popular sobre los asentamientos informales) fue creada en 2003 para ayudar a las comunidades a crear una federación nacional conocida formalmente como Ghana Federation of the Urban Poor – GHAFUP (Federación de Pobreza Urbana de Ghana). Por su parte, la federación representó oficialmente a la comunidad de Old Fadama ante el Gobierno de Ghana.

En sus primeros tres años, PD y la federación pudieron observar una serie de logros políticos para la comunidad de Old Fadama y los pobladores de los asentamientos informales de Ghana. Habían logrado un diálogo constructivo con las autoridades del país para paralizar el desalojo y desarrollar alternativas y, además, comenzaron a abordar temas más amplios respecto a la marginalización de los pobres urbanos en Ghana.

El modelo de SDI que comenzó en Old Fadama en noviembre de 2003, se extendió al asentamiento vecino de Agbogbloshie un año más tarde; desde entonces, se ha replicado en muchos asentamientos informales de todo el país. En 2005, las federaciones ya contaban con 52 planes de ahorro y vivienda en 82 comunidades, con un total de más de seis mil familias asociadas. Las organizaciones también difundieron sus operaciones a cuatro de las localidades urbanas más grandes de Ghana: Accra, Kumasi, Sekondi-Takoradi y Ashaiman.

Las actividades de PD se están expandiendo para sumar el mejoramiento de los asentamientos informales, el desarrollo de programas adecuados de reasentamiento y la creación de un fondo especial para financiar las propuestas comunitarias para el desarrollo.

En 2005 alrededor de doce miembros de la federación asistieron sin invitación a la Conferencia de la Fundación Cooperativa de Vivienda en Accra y fueron cordialmente convocados a participar en la mesa de discusión con los representantes de distintos ministerios, junto con consultores de planificación nacionales e internacionales. Durante el evento, un gran número de delegados reconocieron la necesidad de una mayor implicación comunitaria para resolver la crisis de la vivienda en los países y acogieron la formación de PD y GHAFUP, además de la colaboración internacional con SDI.

Adicionalmente, la fundacin de PD y GHAFUP más la cooperación de SDI, han asegurado la realización de esfuerzos colaborativos y el apoyo de organizaciones internacionales. Homeless International, organización de beneficencia con sede en el Reino Unido que apoya proyectos de vivienda e infraestructura comunitarios, está entregando apoyo financiero por medio de subsidios del UK Department for International Development (Departamento de Desarrollo Internacional) de ese estado y del Waterloo Housing Association, con el objetivo de “permitir a los pobres urbanos de Ghana realizar sus derechos a la vivienda adecuada, obtener asentamientos seguros, infraestructura accesible y tenencia segura” (Homeless International). Por otro lado, los debates en el Foro Urbano Mundial de 2004 de Barcelona dieron como resultado una misión de UN-AGFE (United Nations Advisory Group on Forced Evictions – Grupo Internacional Consultor sobre Desalojos Forzosos de la ONU) a Old Fadama en colaboración con el Ghana’s Department of Local Government and Rural Development (Departamento de Gobierno Local y Desarrollo Rural de Ghana). En 2005, Una reunión de ministerios ghaneses relacionados con el tema dio como resultado el desarrollo inicial de un programa de reasentamiento para los residentes de Old Fadama, y la solicitud de apoyo a ONU-Hábitat y AGFE del Gobierno de Ghana para continuar con los avances de dicho plan.

A pesar de estos éxitos iniciales, los pobres del sector urbano del país se han encontrado con numerosos obstáculos en el camino para exigir el pleno cumplimiento de sus derechos ciudadanos, y aún está por verse si los cambios resultantes en las relaciones de poder son reales y duraderos. Uno de los últimos retrocesos para los residentes de Old Fadama se produjo como resultado de los graves y violentos enfrentamientos entre partidarios de distintos partidos políticos dentro del asentamiento en el verano de 2009. Las autoridades de Accra, bajo la dirección del nuevo alcalde, aprovecharon inmediatamente la oportunidad para calificar al asentamiento de “riesgo para la seguridad nacional” y volvieron a ordenar el desalojo que se encontraba pendiente desde 2002. El desalojo forzado ilegal volvió a amenazar la comunidad.

No obstante, esta vez, las relaciones entre los residentes y las divisiones de COHRE en Ghana y Amnistía Internacional dieron lugar a una campaña contra los nuevos planes de desalojo de AMA, inmediatamente exitosa. Además, el gobierno central de Ghana, los medios y el público en general han cambiado drásticamente su opinión sobre la comunidad, y hoy en día apoyan a los residentes en su petición de alternativas a los desalojos ilegales.

En un informe sobre los últimos acontecimientos del caso de Old Fadama, Farouk Braimah de PD destaca que en las tres semanas que duró la campaña contra el desalojo, se logró renovar el diálogo con las autoridades municipales, ya que el nuevo alcalde ahora está dispuesto a debatir y crear alianzas con los representantes de la comunidad de Old Fadama. Aunque el nuevo intento de desalojo plantea dudas sobre los cambios en las relaciones de poder alcanzados por el movimiento urbano ghanés, la rapidez de la respuesta colectiva y el apoyo del gobierno central, de los medios y de la comunidad de Accra en general, son una clara señal de que los pobres de los sectores urbanos de Ghana han progresado notablemente en el proceso de exigir su derecho a la ciudad.

Observaciones finales: Superando las peculiaridades locales

El emergente movimiento urbano ghanés, formalizado a través de PD y GHAFUP y apoyado por SDI, respalda el argumento de que los impactos negativos de las políticas urbanas neoliberales han fomentado el desarrollo de redes globalizadas de resistencia, como sugieren los teóricos críticos como Appadurai (2001), Smith (2002), Peck y Tickell (2002), entre otros. Sin embargo, todavía falta comprender la manera en que estos movimientos políticos individuales puedan trascender sus particularidades locales y consolidar su búsqueda de derechos específicos en un movimiento por el “derecho a la ciudad” amplio, global y coherente. Ello con el objetivo de lograr el impulso necesario y cambiar el sistema económico global injusto, elemento central de gran parte de la marginalización percibida en aquellas diferentes localidades.

David Harvey sugiere que al componerse de muchos movimientos horizontales, la mayoría de estos grupos de activistas se centran primordialmente en el aspecto local, y por consiguiente expresan un “particularismo militante”. Él llama a que las ideas militantes desarrolladas a partir de una experiencia local en particular “se generalicen y universalicen como modelo de trabajo para un nuevo tipo de sociedad que beneficie a la humanidad completa; lo que [Harvey] define como la ‘ambición global’”(Routledge, 2003). Para desarrollar redes globales de resistencia exitosas, los movimientos necesitan lograr un equilibrio entre su particularismo militante y el aprendizaje de comprensión de las ambigüedades intrínsecas a las colaboraciones transnacionales (por ejemplo, las diferentes relaciones de género o de raza dentro de los movimientos participantes) con elobjetivo de crear “una política más trascendente y universal, que combine la justicia social con la medioambiental, que trascienda la solidaridad y las afinidades particulares desarrolladas en lugares particulares” (Routledge, 2003: 339).

El caso de Old Fadama demuestra con claridad que existe un campo para que los movimientos urbanos internacionales luchen por los derechos de los ciudadanos y fomenten el cambio, pero también plantea la pregunta de cómo pueden consolidarse y desarrollarse. Aparentemente, existe un amplio campo para que los movimientos urbanos que luchan contra la práctica de los desalojos forzados, jueguen un papel fundamental para incrementar los esfuerzos de impulso del movimiento por el “derecho a la ciudad”. La gravedad de los desalojos forzados a gran escala, la publicidad que les hacen los medios de comunicación y las organizaciones internacionales como la ONU, Amnistía Internacional, Witness y otras, más el hecho de que tal práctica viola varios derechos humanos ofrece una plataforma para la acción consolidada y respaldada. Las violaciones de los derechos humanos que se producen en el curso de los desalojos son mucho más pertinentes en este caso que los impactos de los más ocultos de los desalojos causados por el mercado. La tarea principal en la actualidad puede consistir en resaltar todavía más los motivos subyacentes de los desalojos y promover la consciencia de que el hecho de que se produzcan en localidades tan diversas, es el resultado de procesos globales más que un tema específico de un país. Aunque siempre existen factores socioculturales y políticos específicos del lugar involucrado en el proceso de desplazamiento, está presente la necesidad urgente de continuar entrelazando vínculos entre las familias de bajos ingresos forzadas a mudarse de Brooklyn, en Nueva York, del East End de Londres, o de Kreuzberg, en Berlín, por el encarecimiento de los arriendos y de los servicios que constituyen un arquetipo de la gentrificación, y las familias expulsadas de los asentamientos informales en ciudades como Accra, Lagos, Johannesburgo y Kigali.

Solo una vez que hayamos comprendido las fuerzas globales que contribuyen con los problemas locales que enfrentan las comunidades del mundo entero, podremos recurrir al particularismo militante al que se refiere Harvey, como ambición global por el derecho a la ciudad. El Foro Social Mundial puede ser una excelente plataforma para ampliar este proceso.

 

(1) Shack Dwellers International es una red internacional de organizaciones locales de pobladores de asentamientos precarios, unidos a nivel local y nacional para formar federaciones de habitantes urbanos pobres.
(2) Centro de actividades financieras y comerciales.
(3) El segundo estudio fue realizado por el Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de

la Universidad de Jyvaskyla, en Finlandia.

Mots-clés

exclusion par le logement, exclusion urbaine, politique de la ville, gestion urbaine, pauvreté, organisation populaire, habitat spontané, bidonville, conditions de vie, lutte contre l’exclusion, solidarité internationale


, Ghana

dossier

Droit à la Ville

Notes

Este articulo se puede leer en inglés y en portugués

Source

Bibliografía

Appadurai, A. (2001). “Deep Democracy: Urban Governmentality and the Horizon of Politics”, Environment and Urbanization, 2001, vol. 13, No. 2: 23-43.

Braimah, F.R. (2002). Report of Slum Dwellers International Visit Accra, www.sdinet.org/reports/r28.htm.

Boadi, K. O and Kuitunen M. (2002). “Urban waste pollution in the Korle Lagoon, Accra, Ghana”, The Environmentalist, vol. 22: 301–309.Centre for Public Interest Law, www.cepil.org.gh/courtcases.htm.

COHRE. (2002). Agbogbloshie Eviction Appeal. www.cohre.org/store/attachments/COHRE_AmicusCuriaeBrief_Agbogbloshie.pdf.

COHRE. (2004). A Precarious Future: The Informal Settlement of Agbogbloshie, Ghana.

COHRE. (2006). Forced Evictions: Violations of Human Rights 2003-2006, www.cohre.org/globalsurvey.

Du Plessis, J. (2005). “The Growing Problem of forced Evictions and the Crucial Importance if Community Based, Locally Appropriate Alternatives”, Environment and Urbanisation, vol. 17: 123.

Grant, R. (2006) “Out of place? Global citizens in local spaces: A study of the informal settlements in the Korle Lagoon environs in Accra, Ghana”, Urban Forum, vol. 17, No. 1: 1-24.

Homeless International. Settlement Story ‘Old Fadama’, www.homeless-international.org/standard_1.aspx?id=1:32667&id=0:19430&id=0:276&id=0:262.

Homeless International. Alternatives to Forced Evictions in Ghana, www.homeless-international.org/standard_1.aspx?id=1:28712&id=0:19430&id=0:276&id=0:262

Obetsebi-Lamptey J.O., Minister for Tourism and Modernisation of the Capital City, Meet the Press Series, ghana.gov.gh/files/jake%20obetsebi%20lamptey.pdf, accessed 14.06.2009.

Ogbamey, A. (2002). The Untold Story of “Sodom and Gomorrah”, www.ghanaweb.com/GhanaHomePage/NewsArchive/artikel.php?ID=28249&comment=516075#com

Peck and Tickell. (2002). “Neoliberalizing Space”, Antipode, No. 34: 380-404, BlackwellPublisher, Malden.

Routledge, P. (2003). “Convergence Space: Process Geographies of Grassroots Globalization Networks”, Transactions of the Institute of British Geographers, Volume 28, No. 3:333-349.

Shack Dwellers International. Community Profiles, www.sdinet.org/documents/doc13.htm

Shack Dwellers International. People’s Dialogue on Human Settlements (PD) & The Ghana Homeless People’s Federation (GHPF), www.sdinet.org/documents/doc1.htm

Shack Dwellers International. (2005). Report for Cooperative Housing Foundation (CHF) Conference April 6, 2005 at La Palm Royal Beach Hotel, Accra on Promoting Economic Development and Stabilization through Affordable Housing in Ghana, www.sdinet.org/documents/doc14.htm

Shack Dwellers International (2005). Summary Progress Report PD and Ghana Homeless People’s Dialogue, www.sdinet.co.za/static/pdf/alternatives_to_evictions_in_old_fadama_pd.pdf

Smith, N. (2002). “New Globalism, New Urbanism: Gentrification as Global Urban Strategy”, Antipode, Volume 43, No. 3: 427-450.

HIC (Habitat International Coalition) - General Secretariat / Ana Sugranyes Santiago Bueras 142, Of.22, Santiago, CHILI - Tel/fax: + 56-2-664 1393, + 56-2-664 9390 - Chili - www.hic-net.org/ - gs (@) hic-net.org

contact plan du site mentions légales