español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

La Modernización a ’Golpes de Mercado’ y la Población Rural

(Modernisation à marche forcée et population rurale)

Tonantzin GOMEZ ALARCÓN

02 / 1996

El incendio en el campo, del que la explosión chiapaneca es sólo una parte, no deja de ser significativo por varias razones:

1° es irónico que la explosión rural que ha tomado la bandera de Zapata y el zapatismo como símbolo de su lucha, tenga lugar precisamente durante la administración que ha proclamado haber realizado la reforma campesina mas profunda y que ha izado la misma bandera de quienes hoy protestan.

2° porque muestra que las reformas al agro impulsadas desde la administración pública pudieron ser circunstancialmente avaladas por las direcciones de algunas organizaciones campesinas o por el Poder Legislativo, pero estaban muy lejos de contar con el aval de los propios campesinos.

3° evidencia la enorme importancia que para la estabilidad política tiene la cuestión rural.

4° señala los riesgos implícitos de la vía de modernización vertical, autoritaria y excluyente, así como de los conflictos que surgen de pretender reformar la economía sin democratizar sustancialmente al país.

La pedrada en el parabrisas

El levantamiento de Chiapas articulado en torno al EZLN despojó de tajo a la actual administración de la bandera del zapatismo con la que buscaba cubrir sus reformas. Más allá de sus demandas de democracia política y autonomía para las comunidades indígenas, la eliminación de las reformas gubernamentales al Art. 27 pasaron a ser parte central del discurso. Tomando el relevo de la acción armada, las 280 organizaciones del Consejo Estatal de Organizaciones Indígenas y Campesinas del Edo. de Chiapas (CEOIC)han salido a la calle exigiendo la cancelación de las reformas a este artículo. El levantamiento del EZLN fue como una "pedrada en el parabrisas", es decir, dañó definitivamente al sistema de dominación e hizo prácticamente imposible su reparación por partes. O se cambia todo o se terminará de desbaratar más temprano que tarde.

La pedrada en el estanque

En el caso de la sociedad rural, son tres las "ondas" encrespadas:

1° la disputa por las carteras vencidas. El descontento de diversos estratos de productores, recayendo en los grandes y medianos agricultores privados se expresó en dos problemas: carteras vencidas y subsidios. A los que se añaden, la falta de rentabilidad, un política de apertura comercial salvaje, retiro del Estado en "desbandada", "balcanización" institucional, altas tasas de interés y retiro drástico de subsidios. Sobre éstos últimos está la disputa de otorgarlos por criterios de productividad o por número de ha.

2° el debate sobre el Art. 27 constitucional. Entre otros, el Congreso Agrario Permanente (CAP)busca que el Art. 27 se revise para impedir (entre otras cosas)que los bancos extranjeros sean poseedores de tierra ejidal.

3° la revaloración de las demandas étnicas, que ha roto con la visión culturalista de la problemática impuesta por el Estado y ha puesto en el centro del debate nacional la cuestión de la autonomía y el autogobierno. Planteandose así la posibilidad de que la reglamentación al Cuarto constitucional se realice con la participación de los implicados.

La disputa por Zapata

El largo trayecto que va de la noche de Batopilas a la madrugada de San Cristóbal muestra, mas allá del debate sobre las reformas del agro, la importancia de un elemento básico; el de la estrecha relación que existe entre las ondas producidas por el malestar rural nacida de una modernización excluyente, las ondas provocadas por las demandas de democracia plena y la estabilidad política. Las intentonas de modernizar el sector a "golpes de mercado" de drenar la población rural porque son incompatibles con un país moderno y un territorio con una importante población rural, de juzgar a la historia nacional cono una coartada para impedir los cambios han mostrado que, tarde o temprano provocan inestabilidad política.

Cualquier política de modernización hacia el futuro debe partir de considerar que los campesinos existen y que pretender prescindir de ellos tendrá un enorme costo político y social. Aunque las presiones para avanzar a una democracia plena estaban ya presentes en amplios sectores sociales y politicos del país, la protesta campesino - indígena los amplificó y extendió. La modernización política nacional en marcha fue, en mucho, precipitada por el despertar de la sociedad rural en general y por la explosión chiapaneca en particular, es decir surgido de abajo y de adentro.

Fue un mentis para todos aquellos que esperaban que la democracia mexicana viniera de afuera y de arriba.

La disputa por Zapata ha cerrado un círculo en la política nacional. Las reformas de la actual admimistración, por más necesarias que parecieran haber sido, fueron impulsadas de manera vertical y autoritaria, y acabaron por crear un modelo de modernización excluyente. Por más que hayan querido arroparse con la imagen del caudillo del Sur han terminado generando un extendido malestar campesino. Y por mas que hayan pretendido mostrarse como reformas campesinas, pocas, muy pocas fuerzas campesinas están de acuerdo con ello. Curiosamente, la oposición a estas reformas han abierto un nuevo ciclo de luchas democratizadoras. Tal y como hace más de siete décadas sucedió con Zapata.

Mots-clés

politique agricole, mouvement paysan, désengagement de l’Etat, développement alternatif, politique foncière


, Mexique

Source

Articles et dossiers

HERNANDEZ NAVARRO, Luis, De la Noche de Batopilas a la Madrugada de San Cristóbal in. La Jornada del Campo, 1994/04/05 (México), Año 2, Num 25

GEA (Grupo de Estudios Ambientales) - Allende N°7 Col. Sta.Ursula Coapa. México D.F. 04650 MEXICO - Tel: 56 17 90 27, 56 17 29 87 y 56 19 28 92 - Mexique - www.gea-ac.org - gea (@) laneta.apc.org

contact plan du site mentions légales