español   français   english   português

dph participe à la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

"Las mujeres no parimos más hijos ni más hijas para la guerra

La Ruta Pacífica de las Mujeres en Colombia lucha con los símbolos.

Felipe MONTEJO

10 / 2003

En el suroccidente de Colombia, en el departamento del Cauca y en su capital Popayán, se crea en 1995 la seccional de la Ruta Pacifica de las Mujeres, un movimiento social cuyo objetivo primordial es llamar la atención por la violación de los derechos humanos por parte de los actores armados a las mujeres de esta región. Su cuerpo se toma como botín de guerra y muchas mujeres son violadas y asesinadas.

El llamado de atención se hace con métodos simbólicos, artísticos y culturales que tienen gran acogida entre las mujeres que están en medio del conflicto en el departamento; también se exige verdad, justicia y reparación a los daños que los actores armados cometen sobre ellas. De ahí que los lemas de la Ruta Pacifica sean "Las mujeres no parimos más hijos ni más hijas para la guerra", "Ni un peso más, ni un alimento más para la guerra. Todo para la vida y la paz", La Ruta Pacifica hace un acompañamiento a todas las mujeres que están resistiendo de una u otra forma y maneja distintos campos:

1. Invita a los medios internacionales para que sean garantes y para que las mujeres no sean utilizadas como escudos en el conflicto armado.

2. Insiste en que el gobierno preste más atención a la situación de las mujeres en el departamento y en todo el país. Por ello, existen 20 sedes a nivel nacional que luchan por la igualdad de la mujer, pero se tiene claro que esta exigencia de igualdad no puede utilizarse como pretexto para la violación de los derechos humanos.

3. También acompaña a las mujeres que están en pie de lucha en contra del conflicto armado y que saben que la paz se logra por medio del diálogo entre los actores del conflicto armado.

Diana Montealegre, estudiante de Derecho de la Universidad del Cauca participa en La Morada, fundación que presta servicios jurídicos y psicológicos a mujeres. Es a través de ella que llega a la Ruta Pacifica. Para poder trabajar dentro de la Ruta y tener recursos económicos crea un grupo de trabajo dentro de la universidad, que hace investigaciones sobre género; se crea un programa de radio llamado Diosas, Brujas y Mujeres,

"Lo que buscamos con el programa es visibilizar experiencias de mujeres campesinas e indígenas que luchan por el respeto de los derechos humanos y que a su vez las experiencias de una y de otra confluyan en un mismo propósito".

Durante el año, en la Ruta Pacifica se trabaja la parte académica, se presentan informes de la situación en los distintos municipios del departamento, de cómo se perciben los derechos humanos, cuáles son los resultados que ha tenido la enseñanza de estos. "Cada año hacemos una caminata en la que solo participan mujeres, que pueden ser a nivel departamental o nacional y estas se hacen junto con las 20 sedes que hay en toda Colombia y con la participación de más de 20 mil mujeres".

Se han creado comedores comunitarios en distintos municipios del Cauca para alimentar a mujeres y niños, pero en estos no se alimenta a los hombres de la comunidad y mucho menos a hombres armados, "La mayoría de las experiencias que conozco son de resistencia en contra de los paramilitares, pero esta resistencia es, como lo dije al inicio, simbólica, cultural y artística, pues es nuestra forma de resistir".

Por ejemplo, en un barrio de Barrancabermeja (municipio de Santander), los paramilitares prohíben tener mascotas. En una de las casas de la OFP (organización que hace parte de la Ruta Pacífica con 5 mil mujeres) hay una mascota, un cerdo, y es en la única en la que los paramilitares dejan tener animales. Pero al tiempo, en un municipio del Cauca, los paramilitares destruyeron la sede de la OFP y se llevaron los escombros:ellos también empezaron a jugar con el simbolismo.

En la Ruta Pacifica se espera una consolidación a nivel departamental y nacional, con el fin de que todas las mujeres luchen en contra del conflicto armado y a favor del respeto de los derechos humanos, de que haya una negociación dialogada del conflicto y que se incluya la visión de la mujer como sujeto del conflicto. Se persigue que la Ruta Pacifica en los años que vienen sea capaz de autofinanciarse, para no correr el riesgo de quedar en el camino por falta de financiación.

"Espero que con mi experiencia académica, dice Diana Montenegro, le pueda retribuir a la Ruta Pacífica todos los conocimientos que he recibido de ella. Ojalá muchas más personas se vinculen a esta experiencia, pues es una alternativa de hacer resistencia pacifica al conflicto armado colombiano".

Mots-clés

Colombie, Bogotá

Commentaire

Cuando surge un movimiento de resistencia en contra de todas las formas de violencia y se resiste con símbolos, eso quiere decir que no hace falta utilizar los mismos medios que usan los grupos armados.

Es asombroso solo imaginar a 20 mil mujeres juntas, resistiendo y marchando para que se les respete como personas que no tienen nada que ver con el conflicto armado y que además se inventan formas de enfrentamiento que no requieren de armas.

Notes

Ficha realizada en el marco del Primer Congreso Latinoamericano Justicia y Sociedad, Bogotá 20 al 24 de octubre de 2003, para mayor información, comunicarse con Diana Montealegre a Ruta Pacifica, en Popayán, Cauca o al mail dianamariam@hotmail.com

Entrevista con MONTEALEGRE, Diana María

Source

Entretien

ILSA (Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos) - Calle 38 No. 16 - 45, Bogotá, COLOMBIA - Tels: 57 1 288 0416 - 57 1 288 4772 - Fax: 57 1 288 4854 - Colombie - www.ilsa.org.co - ilsa (@) ilsa.org.co

contact plan du site mentions légales