español   français   english   português

dph participe la coredem
fr.coredem.info

rechercher
...
dialogues, propositions, histoires pour une citoyenneté mondiale

De Mexico a Chile, con el corazón

La música mexicana se ha insertado en la cultura chilena hace más de 60 años

Carla Osorio Rojas

08 / 2005

En Chile, lugares habituales para la celebración de cumpleaños, aniversarios y santos son las denominadas parrilladas, restaurantes cuya especialidad son las carnes asadas. Aparte de la comida que en estos locales se puede encontrar, también se suma un espectáculo musical, ya que se acostumbra a bailar, cumbia principalmente.

Debido a la celebración del cumpleaños de un familiar asistí a una “parrillada”. Mientras aún la gente disfrutaba de las carnes, aparece en escena un charro, personaje típico mexicano que se caracteriza por su llamativo traje y la interpretación de rancheras, de inmediato los comensales apuraron los tenedores para unirse al coro de las populares letras del artista.

Con traje de charro completo, realizó una actuación de 30 minutos aproximadamente paseándose por las mesas e invitando a la gente a corear las pegajosas canciones. Posteriormente los comensales que visitaban el lugar, invitaban al charro a su mesa y lo hacía parte de las conversaciones, por supuesto no podían faltar las fotos para inmortalizar el momento.

Un integrante de mi familia, fanática de la música mexicana, también se pone en la fila para fotografiarse con el charro, en ese momento me di cuenta que no era 100% charro, ya que su acento lo delataba, era chileno.

La popularidad de este ritmo aumenta con la invención de la radio y la televisión. Se hicieron películas donde los protagonistas cantaban con un acompañamiento de mariachi. En ese momento se comenzó a distinguir al cantante del grupo. La diferencia entre la música mariachi y las rancheras consiste en que la música mariachi se enfoca en el grupo y la ranchera en el cantante.

El fenómeno de las rancheras es bastante particular en Chile. Se instaura a partir de la década de los 40 con la llegada de las películas mexicanas, en las que sus personajes principales se transformaban en ídolos. Desde ese momento su impacto en la sociedad nacional no ha variado y hoy no es extraño ver a niños de corta edad interpretar a la perfección canciones como “México lindo y querido” o “La Bikina”, entre muchas otras.

Y es que la pasión por este ritmo se ha traspasado de generación en generación, de padres a hijos y de abuelos a nietos, sin disminuir, sólo basta con escuchar la programación de ciertas radios, donde se deja en evidencia la preferencia de los chilenos por las rancheras, como por ejemplo radio Nina, Corazón o Pudahuel.

Es así, como existen varios grupos de mariachis compuestos por chilenos, claro ejemplo era el charro de la parrillada, que hacen de su pasión una fuente de ingresos. No es difícil encontrar mariachis a domicilio, ellos se encargan de animar cumpleaños, aniversarios, matrimonios, bautizos y por supuesto, serenatas de amor.

Conocido es el grupo “Los mariachis de Tekalitlan”, quienes han participado en programas de televisión, dedicándose desde hace 11 años a entregar serenatas a quien solicite sus servicios. Entre las canciones que interpretan en cada presentación se encuentran: La mañanitas, Rancho Grande, Cielito lindo, Volver volver, Ella, El rey, Adolorido, entre otras, en un repertorio de 200 canciones para que quien los contrate pueda elegir entre el amplio repertorio.

Pero sin lugar a dudas el grupo más emblemático chileno, conocido por interpretar música mexicana, es el dúo de los “Hermanos Bustos”, integrado por Fernando e Ismael, llevan más de tres décadas de trayectoria. El pasado 2004 lanzaron su álbum número 40, transformándose en uno de los grupos más vendidos en Chile durante muchos años.

Hace algún tiempo se inició en Chile un programa de televisión llamado Rojo, fama contra fama, en el se entrega un espacio a jóvenes con talento en la música y la danza para que muestren sus capacidades. En ese espacio televisivo, se conoció a una adolescente de 11 años, Maria José Quintanilla, quien captó la atención de la audiencia por su gran capacidad vocal y además por su fanatismo por la música mexicana inculcado por su padre. Tomando el programa como vitrina, la joven cantante alcanzó éxito de ventas con su primer disco dedicado a las rancheras, hoy sigue siendo un éxito de ventas y cultivando su interés por ese ritmo.

Así como Maria José Quintanilla, hay muchos niños y adolescentes que se declaran admiradores de las rancheras, guiados también por el ejemplo de la joven cantante nacional. Muchos son los pequeños que han llegado a Rojo con la intención de interpretar temas mexicanos, incluso hace pocos días se inicio una maratón de rancheras en la que solo participan niños.

Hoy , las rancheras forman parte de la programación habitual de emisoras y canales de televisión a lo largo del país, ya que es evidente la gran recepción que tienen en el público nacional, hecho que queda demostrado con la acogida que desde hace más de 60 años tiene la música mexicana y que lejos de pasar de moda, continúa siendo actual, sobre todo en localidades apartadas del sur de Chile que es donde más se escucha debido al sentido de sus letras que permite a los habitantes del campo identificarse con ellas. Algunos intérpretes de música azteca explican que el éxito se debe a que las rancheras nunca pasarán de moda porque están muy metidas en el corazón del pueblo. El cantante conocido como “El charro enamorado”, explica que estas canciones gustan entre el público masivo, ya que tienen mucho sentimiento y emocionan de verdad. Para muchos seguidores de este ritmo, las rancheras son vivencias, historias de amor, de olvido, de alcohol, de gente humilde, por esos motivos se identifican con ellas.

El historiador Gabriel Salazar, señala que en los campos del país este estilo de música marcó a muchas generaciones debido a que las letras sufridas de las rancheras identifican al trabajador común que se esfuerza por salir adelante sin importar de qué tipo de gobierno se trate. Por otro lado manifiesta que las mujeres sentían gran admiración por Jorge Negrete

Pero el fenómeno de la música mexicana en Chile, no es sólo gracias a la recepción y permanencia que ha tenido en nuestro país, sino que también se debe, en gran parte, a que son los mismos mexicanos quienes se han encargado de mantener vigente sus ritmos en manos de artistas como Luis Miguel, Lucero, Pedro Fernández, entre otros, quienes cada vez que visitan el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, hacen homenaje a su folclore. La identidad que tienen con su música perece no terminar y probablemente son ellos mismos, los que tienen interés en que el fenómeno que produce en Chile la música mexicana, se extienda y repita al resto del continente.

En 1973 la embajada de México rompió relaciones diplomáticas con Chile, luego que se instauró la dictadura militar en nuestro país. Los mexicanos que en aquella época residían en esta zona alcanzaban las 37 familias, quienes debían realizar sus trámites por medio de la embajada Venezolana. En 1984, se estableció por primera vez la Asociación de mexicanos en Chile, su principal misión es vincular a la comunidad residente en Chile por medio de diferentes actividades que mantengan vivas la cultura y tradiciones mexicanas, además de su difusión en nuestro país.

Finalmente en 1990, luego de 17 años y con el retorno de Chile a la democracia, México reanudó las relaciones diplomáticas.

Actualmente entre los principales objetivos de la Asociación de mexicanos en Chile, se pueden mencionar: brindar información sobre México, fomentar el intercambio cultural entre ambas naciones, ayudar y orientar a los mexicanos que llegan a vivir a Chile, tanto en trámites como en la integración a la comunidad mexicana y apoyar a las familias que retornan a México.

Actualmente la colonia residente de mexicanos en nuestro país alcanza las 1.697 personas, según el Instituto Nacional de Estadísticas INE.

El cambio cultural de música y arte entre Chile y México se incrementará debido al acuerdo establecido en agosto del 2005. El ministro de cultura José Weinstein (Chile), y la Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes Sarí Bermudez (México), firmaron el convenio que facilitará el intercambio de artistas, además de llevar a Chile la exposición prehispánica más grande de México que haya salido al exterior. La exposición México, de 189 piezas, será inaugurada el 2006 por el presidente Ricardo Lagos, en el Centro Cultural Palacio de la Moneda ceremonia a la que será invitado el mandatario azteca Vicente Fox.

Asimismo, por medio del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, se pondrá en marcha el Programa de Intercambio de Residencias Artísticas entre Chile y México, el que cada año beneficiará a tres artistas de cada país.

El convenio con nuestro país se suma a los que México ya ha suscrito con Estados Unidos, Canadá, Colombia, Venezuela, Francia, Austria y la República Checa, mediante los cuales se ha beneficiado a más de 400 artistas mexicanos para realizar residencias en el extranjero, como a 190 creadores de diversos países que han desarrollado sus proyectos en México.

Para las autoridades chilenas, este convenio pretende fortalecer el vínculo entre Chile y México y también vigorizar la presencia latinoamericana y que estos esfuerzos se enmarquen en una convención a favor de la diversidad cultural del mundo.

Mots-clés

intégration régionale, diversité culturelle, musique, identité culturelle


, Chili, Amérique Latine

dossier

Intégration régionale au Chili, Colombie et Mexique

Commentaire

Quizás uno no se da cuenta del impacto que ha tenido por décadas la música mexicana en Chile, pero actualmente pareciera haber resurgido con más fuerza que antes debido a la popularidad de algunos cantantes, tanto chilenos como mexicanos, que difunden este ritmo.

La identificación con ritmos originarios de otro país manifiesta la capacidad de integración de las expresiones culturales en nuestras sociedades, y por sobre todo en los sectores populares, sin distinguir idioma, idiosincrasia, nacionalidad, etc. Además es interesante como hay interés por rescatar el folklore latinoamericano: salsa, tango, rancheras, son algunos ejemplos de bailes que se mantienen en el tiempo sin perder su identidad ni su capacidad de difusión.

El baile nacional en Chile es la « cueca » y pocos compatriotas saben bailarla. La cueca sólo se difunde durante las fiestas patrias, muy por el contrario a lo que ocurre con la ranchera que forma parte de la programación radial a diario, dejando en evidencia que hay más interés por la ranchera que por la cueca.

En agosto de 2005, se realizó una Cumbre de rancheras en el teatro Caupolicán de Santiago, asimismo en diversas regiones del país se desarrollan Festivales que ayudan a conocer más sobre la cultura mexicana.

El intercambio cultural que se produce a través de la música, es bastante significativo y ayuda a que los latinoamericanos conozcamos más acerca de las tradiciones de otros países. Las rancheras, como partes del folklore mexicano, son muy difundidas en toda Latinoamérica, permitiendo de esta forma conocer la idiosincrasia y esencia de los charros a través de las letras de sus canciones.

Notes

CASTRO Pablo, www.mariachis-serenatas.cl, www.mexicanosenchile.cl

Esta ficha fue realizada en el marco del desarrollo de la alianza metodológica ESPIRAL, Escritores Públicos para la Integración Regional en América Latina.

Source

Entretien

Experiencia personal

ALMEDIO - 2, traverse Baussenque, 13002 Marseille, FRANCE Almedio Consultores. Norma 233, Maitencillo. Comuna de Puchuncaví. Va Región, CHILI - Fono: (56)32 277 2231 - Chili - www.almedio.fr - info (@) almedio.fr

CINEP (Centro de Investigacion y Educacion Popular) - Carrera 5a n° 33A-08  AA 25916, Santafé de Bogota - COLOMBIA - Tel. (57–1) 245 61 81 - Colombie - www.cinep.org.co - comunicacion (@) cinep.org.co

contact plan du site mentions légales